El Alzheimer en la película “Siempre Alice”: Del infierno de acostumbrarse al olvido

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
13 de Marzo de 2015 a las 12:37
Compartir Twittear Compartir
El Alzheimer en la película “Siempre Alice”: Del infierno de acostumbrarse al olvido

Como docente diagnósticada con Alzheimer de inicio temprano en Still Alice, Julianne Moore es, como era previsible, brillante (lo que le valió el Óscar). Sin embargo, la película revela la gran problemática sobre la cantidad de audiencia que podría preocuparse por el declive de la memoria.

 

En la película se toma atención sobre un tipo de Alzheimer, que no es solo de inicio temprano, sino que representa un tipo genético poco frecuente, con una probabilidad de 50 % de pasarse a los hijos. Esto quiere decir que el 50% de los hijos portarán la enfermedad y los que la porten lo desarrollarán sí o sí. Alice es lingüista y su esposo es médico, por lo que ambos son capaces de comprender la condición. Incluso, ahora, sabemos que existen evidencias de que la enfermedad de Alzheimer podría estar ligada genéticamente a la Esquizofrenia.

 

El Alzheimer es la demencia más frecuente y puede durar entre 3 y 20 años a lo largo de los cuales la persona afectada se va deteriorando y también se afectan el cuidador y la familia. Su presentación es más frecuente a partir de los 65 años, después de los cuales la prevalencia aumenta; así el 30% de las personas de 80 años y mayores la desarrollan, es decir 1 de cada 3 personas. También existe el Alzheimer de inicio temprano, donde la presentación se da entre los 30 y 50 años de edad y usualmente se asocia a la presencia de antecedentes familiares.

 

 

azl 2 sophimania

Foto: Sophimania

 

 

La interpretación de Moore resulta precisa para representar la vivencia cotidiana de los pacientes de Alzheimer: es una vida bastante accidentada, que se vuelve apocalíptica. Constantemente se reviven traumas del pasado, nuevos horrores y cambios de ánimo incontrolables. Hacer frente al sufrimiento de otra persona genera impotencia, ya que te enfrentas a la situación ver a una persona que quieres atascada en sus peores fantasmas del pasado.

 

El alcance de esta condición es de cerca de 1 millón de personas solo en el Reino Unido. Las víctimas son, en gran medida, invisibles, ya que muchos están incapacitados para hablar por sí mismos.

 

Sin embargo, el personaje de Moore sigue siendo ella misma más allá del punto de recuperación personal. El alzheimer no mata la personalidad de alguien, ni su capacidad para sentir emociones tan agudamente como una persona sana.

 

En las últimas décadas se han ido incrementando las investigaciones respecto a este tema. En el 2014 una investigación nos daba luces acerca de las formas en que el cerebro se podría recuperar de los daños del Alzheimer y que permiten conservar la función cognitiva normal. Incluso, nuevas drogas y tratamientos están siendo estudiados.

 

 

FUENTE: The Guardian, AlzheimerPerú


Compartir Twittear Compartir