Estudio científico: ¿Por qué esos antojos de noche son tan adictivos?

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
7 de Mayo de 2015 a las 11:00
Compartir Twittear Compartir
Estudio científico: ¿Por qué esos antojos de noche son tan adictivos?

Expertos de las ciencias del ejercicio y un neurocientífico de la Universidad Brigham Young han utilizado resonancia magnética para medir cómo el cerebro responde a las imágenes de alimentos de altas y bajas calorías en diferentes momentos del día. El estudio fue publicado en la revista Brain Imaging and Behaviour.

Los resultados mostraron que las imágenes de los alimentos, especialmente de alimentos ricos en calorías, pueden generar picos en la actividad cerebral, pero esas respuestas neuronales son más bajas en la noche. "En la noche la comida no es tan gratificante, por lo que se pueden consumir mayores cantidades para quedar satisfechos”, explica el investigador Travis Masterson.

"Pensamos que las respuestas serían mayores en la noche porque tendemos a consumir en exceso a esas horas", dice Lance Davidson, profesor de ciencias. "Pero nos dimos cuenta que el cerebro responde de manera diferente en diferentes momentos del día y esto podría tener implicaciones para la conducta alimentaria". Los investigadores señalaron que el estudio es preliminar y se necesita trabajo adicional para verificar y comprender mejor los resultados.

 

 

antojo 2

Foto: Science Alert

 

 

La siguiente investigación sería determinar la medida en que estas respuestas neuronales se traducen en la conducta alimentaria y las implicaciones para el control de peso. Masterson dijo que el estudio le ha ayudado a prestar más atención a la forma en que la comida lo hace sentir tanto en la mañana y la tarde y eso lo ha ayudado a evitar picar demasiado por la noche.

¿Cómo rehabilitarnos? Tienes que volver a reprogramarte: comer en la noche es como una adicción, tiene componentes psicológicos y fisiológicos que pueden trabajar juntos para hacer que dejar de fumar o dejar de comer sea una verdadera batalla de voluntades entre tu mente consciente y tu ego.

¿Las buenas noticias? Según Dan Burley, editor de DietForum.com, por lo general le toma a la mayoría de personas solo una semana para romper el hábito. Después de eso, las cosas se ponen mucho más fáciles.

Al principio, cuando los impulsos y los antojos son más propensos a volvernos locos, Burley recomienda tomar un enfoque de múltiples terminales. Esté preparado, dice, para intentar cualquier cosa: distracciones y sustituciones, autoinstrucciones (“no comas, no comas no comas”) y rituales para esos momentos de mayor debilidad.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir