La ciencia detrás del misterioso orgasmo femenino

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
28 de Julio de 2015 a las 12:02
Compartir Twittear Compartir
La ciencia detrás del misterioso orgasmo femenino

¿Por qué son los orgasmos tan intensamente placenteros? ¿Cómo es que las mujeres pueden experimentar orgasmos múltiples? ¿Existe el punto G? Estos son algunos de los misterios más perdurables de la medicina. "Estamos en condiciones de ir a la luna, pero no entendemos lo suficiente sobre nuestros propios cuerpos", dice Emmanuele Jannini de la Universidad de Roma Tor Vergata.

Tal vez la mayor habilidad de los científicos sea persuadir a las mujeres de dejar de lado sus  inhibiciones y masturbarse, o incluso tener sexo bajo la luz de la investigación científica, incluyendo el ambiente incómodo del escáner fMRI.

Resulta que a pesar de sus variadas experiencias, tanto hombres como mujeres muestran más o menos la misma actividad neuronal durante el orgasmo. "Las similitudes entre hombres y mujeres en el orgasmo son mucho mayores que las diferencias", dice Barry Komisaruk, de la Universidad Rutgers.

Después del orgasmo, sin embargo, algunas diferencias importantes emergen, lo que podría comenzar a explicar por qué los hombres y las mujeres reaccionan de manera diferente después de clímax. Komisaruk, ha encontrado evidencia preliminar de que regiones específicas del cerebro masculino se vuelven insensibles a promover la estimulación sensorial de los genitales en el período inmediatamente posterior al orgasmo, mientras que los cerebros de las mujeres continúan siendo activos. Los cerebros de las mujeres siguen recibiendo señales de los genitales después de orgasmo, lo que les permite repetir el clímax varias veces.

 

 

orgasmo 2

Foto: BBC

 

 

Entre treinta y cuarenta por ciento de las mujeres afirman que nunca han experimentado un orgasmo a través de la penetración vaginal, sino que la mayoría solo puede alcanzar el orgasmo a través de la estimulación del clítoris. La idea de que el orgasmo vaginal es de alguna manera superior al clitoriano es un mito que probablemente nació del sexismo de pensar que el coito debe ser lo más importante durante la relación sexual para alcanzar el placer, situación que para los hombres es mucho más sencilla.

Sin embargo, hay mujeres que reportan diferencias entre el orgasmo vaginal y el clitoriano. "Las mujeres con lesión de la médula espinal que no podía sentir su clítoris, sin embargo, tienen orgasmos mediante estimulación vaginal", dice Komisaruk. "Esa es probablemente la mejor prueba de que existen orgasmos vaginales".

Así que si diferentes nervios pueden transportar sensaciones de diferentes regiones de los genitales femeninos, y ambos pueden desencadenar el orgasmo, ¿esto significa que algunas regiones de la vagina son más sensibles que otras?

El famoso "punto G" fue, durante mucho tiempo, el objetivo principal. Algunas feministas, por su parte, alegaron que la publicidad que rodeaba al punto G fue un intento por parte de los hombres de recuperar la importancia de la penetración vaginal, después de que el centro de atención se había desplazado al clítoris durante la revolución sexual de los años 60 y 70.

 

 

orgasmo 3

Foto: BBC

 

 

La evidencia para apoyar o refutar la existencia del punto G es irregular, y a menudo sobrevalorada. El debate se oscurece aún más por una disputa acerca de la terminología correcta para las diversas regiones interiores de las partes íntimas de la mujer, y también dónde comienza una estructura y termina la otra.

Sin embargo, sí parece haber diferencias físicas entre las mujeres que dicen experimentar el orgasmo vaginal y los que no lo hacen. En 2008, Jannini publicó un estudio con nueve de estas mujeres y 11 dijeron que nunca habían llegado al clímax durante el sexo con penetración. Las ecografías revelaron una zona más gruesa de tejido en el espacio entre la vagina y la uretra en las que sí podían. En ese momento, Jannini concluyó que esto podría ser evidencia del punto G. Pero otros estudios han provocado un replanteamiento. "La palabra punto sugiere un botón, algo que se puede presionar para obtener un orgasmo o placer ", dice. El clítoris también podría ser descrito como un pene de dos cabezas, ya que ambos se derivan del mismo tejido embrionario

Aunque para la mayoría de la gente, el clítoris es pequeño, estudios recientes sugieren que el clítoris está lejos de ser diminuto. Revelan una gran estructura, con un bulbo alrededor de 9 cm de longitud, que se parece bastante a una espoleta. Serpentea alrededor del exterior de la vagina y el interior de la pelvis, junto con la uretra. A la cabeza de esa horquilla está el glande, la parte externa que la mayoría de la gente siente como el clítoris, y la parte más sensible. Pero las bases se sitúan en la abertura vaginal y se extienden hacia los labios mayores.

 

 

orgasmo 4

Foto: BBC

 

 

Esta complejidad puede explicar por qué ha sido tan difícil de probar (o refutar) la existencia del punto G ya que no es fácil estimular la pared frontal de la vagina en forma aislada. Rachel Pauls, uroginecóloga de Cincinnati, Ohio, estudió este tema y se preguntó si el tamaño y la ubicación del clítoris en las mujeres sanas pueden influir en la facilidad con la se puede llegar al orgasmo durante las relaciones sexuales con penetración.

Ella y sus colegas reclutaron diez mujeres que afirmaban que pocas veces o nunca llegan al orgasmo durante el coito y otras mujeres que dijeron que siempre llegaban al clímax. Usando un escáner de resonancia magnética pudieron tener una visión detallada de sus clítoris. Ellos encontraron que cuanto menor es el tamaño del glande, y cuanto más grande el clítoris dentro de la vagina, más difícil les resultó alcanzar el orgasmo.

En conjunto, estos estudios implican que hay múltiples rutas por las cuales las mujeres pueden experimentar un orgasmo, ya sea a través de la estimulación vaginal, la estimulación del clítoris, o ambas cosas a la vez. Otros estudios de Komisaruk han revelado que las proyecciones de diferentes regiones de los genitales femeninos, y de hecho los pezones,  todos convergen en la misma región del cerebro, aunque en áreas ligeramente diferentes. "Hay una buena base neuro-anatómica para diferentes los tipos de orgasmos y diferentes tipos de sensaciones", dice Komisaruk. "Esto podría explicar por qué la combinación del clítoris, la estimulación vaginal y cervical parece producir estos orgasmos más intensos, complejos y placenteros que solo las mujeres describen."

Jannini tiene un mensaje adicional para las mujeres: "No solo hay que disfrutar del sexo, sino también disfrutar de conocerse a sí mismo y entender lo que eres hoy, porque probablemente mañana va a ser diferente". Y no hay que subestimar la variedad infinita que está en oferta. "No hay que pensar en el cuerpo femenino como una máquina a la que siempre se le puede ofrecer lo mismo", finaliza.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir