Mujer tetrapléjica logra controlar brazo robótico con la mente (vídeo)

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
18 de Diciembre de 2014 a las 11:33
Compartir Twittear Compartir
Mujer tetrapléjica logra controlar brazo robótico con la mente (vídeo)

 

Una mujer tetrapléjica puede controlar los movimientos de un brazo biónico con sus pensamientos gracias al trabajo que realizan durante años un grupo de investigadores de la Universidad de Pittsburg, EE.UU.

Los resultados de se encuentran publicados en la revista Journal of Neural Engineering.

La paciente se llama Jan Scheuermann y tiene 55 años. Sufre una enfermedad neurodegenerativa que ataca directamente la zona del cerebro que controla la coordinación de los músculos y el equilibrio, que se deterioran y mueren. Poco a poco fue perdiendo control motor en su cuerpo hasta que en el año 2003 se quedó paralizada desde el cuello hasta los pies.

Tras casi 10 años sin poder moverse, en 2012 fue seleccionada para participar en una investigación estadounidense. Se sometió a una cirugía en la que le implantaron dos microchips, de cuatro por cuatro milímetros, en el cerebro, con el objetivo de registrar la energía de sus pensamientos cuando dan la orden de algún movimiento y transmitirla a los electrodos del brazo biónico.

 

 

 

El control de los pulsos de electricidad de las neuronas cerebrales

 

Casi 200 puntos de contacto recogían pulsos de electricidad de las neuronas cerebrales. Una computadora decodificaba esta información neuronal cuando Jan enviaba con su cerebro diferentes órdenes a sus extremidades superiores, así los algoritmos informáticos eran transmitidos a la prótesis robótica. El trabajo logra coordinar los movimientos del hombro, el codo, muñeca y la mano.

A través del sistema informático que pone en contacto las órdenes cerebrales con los electrodos del brazo y la mano biónica, ahora Jan es capaz de coger, por ejemplo, una botella que está encima de la mesa esquivando hasta cinco objetos que se encuentran alrededor del objetivo. En lenguaje científico, si hasta hace unos meses tenía siete grados de libertad, ahora estos han ascendido a 10. Jan ya no sólo se limita a sujetar y agarrar un objeto sino que puede extender y doblar cada uno de los dedos de la mano artificial.

"Se trata de un sistema complejo que logra mayor grado de libertad de movimientos que a su vez resultan más naturales", le dijo a EL MUNDO Eduardo Rocon, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El reto en este campo, continúa, "es permitir que el ser humano controle todos los movimientos de la prótesis de forma lo más parecida a la natural".

 

1acere2

 

"Este sistema ha permitido a Jan modular sus movimientos con mayor precisión, de forma que puede coger diferentes objetos en función de sus formas [...] Esperamos repetir este nivel de control con otros participantes ya la vez mejorar el sistema, para que las personas con problemas de movilidad puedan beneficiarse algún día". Además, "también nos planteamos incorporar información sensorial, como el tacto", dijo uno de los autores del estudio, Jennifer collinger.

En palabras de la paciente: "Éste ha sido un camino fantástico y muy emocionante. Estoy muy contenta de haberlo recorrido". Este estudio, añade, "ha enriquecido mi vida, me ha dado nuevos amigos y compañeros de trabajo, me ha ayudado a contribuir a la investigación y me ha servido para respirar. Doy gracias a Dios por haber podido formar parte de este equipo".

Los resultados de esta investigación son muy positivos y "esperanzadores", afirma Eduardo Fernández. No obstante, es importante "no crear falsas expectativas, aunque sí abre una puerta a la esperanza de las personas con problemas de movilidad", agrega. De momento, "estamos en una fase experimental y muy prometedora".

 

Fuente: elmundo


Compartir Twittear Compartir