¿Por qué somos cortos de vista? No es lo que crees

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
19 de Enero de 2015 a las 11:03
Compartir Twittear Compartir
¿Por qué somos cortos de vista? No es lo que crees

La miopía es una de nuestras quejas más comunes, pero ¿sabemos cuáles son sus causas? Muchas cosas el ambiente moderno podrían estar llevando a problemas de visión, y con unas pocas medidas simples, los niños podrían prevenir este declive de la visión que ha plagado a nuestra propia generación.

Entre el 30-40% de las personas en Europa y EE.UU. necesita lentes, y la cifra se ha elevado a hasta un 90% en algunos países asiáticos. Si tuviéramos genes de la "miopía", ¿cómo es posible que haya logrado llegar, a través de los milenios, a pesar de sus obvias desventajas. Es evidente que los genes juegan un papel en la adquisición de problemas de visión, pero fue solo a través de un cambio en el ambiente que los problemas comenzaron a surgir.

 

 

El ambiente

 

Parte de ese cambio ha sido la educación y la alfabetización, una de las explicaciones más comunes para la miopía. Muchos científicos argumentan que pasar mucho tiempo dentro de casa es una de las causas más importantes. Estudio realizados en Europa, Australia y Asia, han encontrado que las personas que pasan más tiempo al aire libre son mucho menos propensas a la poca visión que las personas cuyas vidas están confinados en su mayoría dentro de cuatro paredes.

 

 

miopia 2

Foto: BBC

 

 

Una explicación popular es que la luz del sol nutre de alguna manera a los ojos. Scott Lee, de la  Queensland University of Technology, ha realizado un estudio reciente donde equipó a un grupo de escolares con un reloj especial que registra sus movimientos y la intensidad de la luz, cada 30 segundos durante dos semanas. Los niños con buena vista no necesariamente eran los más activos, pero sí eran los que se exponían más tiempo al sol.

 

Quizás es porque la luz solar estimula la producción de vitamina D, que es responsable de un sistema inmunológico saludable y también podría regular la salud ocular. Una idea más aceptada es que el sol provoca la liberación de dopamina, situada en el propio ojo. La miopía es causada por un crecimiento excesivo del globo ocular, lo que hace más difícil para el lente ocular enfocar una imagen en la retina, pero la dopamina parece poner freno a esto y mantenerlo en una forma más saludable.

 

 

Cuestión de color

 

Alternativamente, podría ser una cuestión de color. Las longitudes de onda verdes y azules tienden a concentrarse en la parte delantera de la retina, mientras que la luz roja golpea la parte posterior. Se ha encontrado que los pollos criados en luz roja tienen más probabilidades de ser cortos de vista que los que crecen con un entorno azul o verde.

Otros expertos creen que el problema radica en el desorden de los objetos que nublan el campo visual. Al aire libre las cosas tienden a estar a una mayor distancia, proporcionando una imagen más clara que ayuda a regular el desarrollo del ojo.

Dentro de las alternativas para contrarrestar la miopía existen pruebas prometedoras de lentes de contacto que pueden reducir el desenfoque de la visión periférica. Además, una gota ocular, llamado atropina, podría ser útil. La droga ha sido largamente conocida por frenar la señalización que desencadena el crecimiento del globo ocular y miopía. Una creencia común es que el uso de lentes correctivos empeora la visión, pero esto es un mito.

Para aquellos que quieran tomar medidas ahora, la mayoría de los investigadores coinciden en que animar a los niños a jugar al aire libre puede ayudar a prevenir los problemas de visión corta.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir