¿Por quién votamos? La ciencia muestra cómo el rostro influye más de lo que creemos

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
17 de Marzo de 2015 a las 10:17
Compartir Twittear Compartir
¿Por quién votamos? La ciencia muestra cómo el rostro influye más de lo que creemos

Lo que pensamos que se trata de una concienzuda elección muchas veces no es más que un acto casi intuitivo que llevamos a cabo traicionados por nuestro inconsciente, el que elige sobre la base de los rostros de los candidatos.

 

Así lo ha mostrado el psicólogo Alexander Todorov (U. de Princeton, Estados Unidos), la persona en el mundo que más ha investigado la psicología detrás del voto. Según el investigador, todos quienes no se encuentran dentro del llamado “voto duro” acostumbran optar por un candidato bajo mecanismos que tienen poco que ver con las ideas políticas y mucho más con procesos cognitivos que se dejan llevar por la percepción. “Los resultados sugieren que los juicios rápidos y espontáneos, basados en la cara de un candidato, pueden afectar las decisiones de voto”, plantea.

 

La primera vez que Todorov investigó este fenómeno les mostró a casi mil voluntarios fotografías (en pares) de personas que tenían que calificar según el nivel de competencia que reflejaban sus rostros. No había ninguna otra información. Los participantes no sabían que las fotos eran de candidatos a la Cámara y el Senado estadounidense. La sorpresa llegó cuando las preferencias de los voluntarios se compararon con los resultados reales en las elecciones: coincidían en más de un 70%. “Esto significa que con un rápido vistazo a dos fotos, se tiene una gran oportunidad de predecir quién va a ganar”, dijo Todorov.

 

 

voto 2

Foto: ABC

 

 

Otras investigaciones han corroborado que ése es el mayor factor predictivo (superando otros componentes relevantes como las cifras macroeconómicas, la biografía de los candidatos, su sexo o edad). En un trabajo distinto de Todorov se utilizó simuladores computacionales para averiguar cómo las personas juzgaban la competencia en los rostros. Los resultados mostraron que la clasificación de indicadores faciales se apoya en dos factores principales: la confiabilidad y dominación. Uno revela si es conveniente asociarse con la persona y el otro si ésta es poderosa o débil.

 

Una investigación publicada en revista Science por John Antonakis (U. de Lausana, Suiza) comparó el juicio de competencia de adultos con niños. Primero pidió a un grupo de adultos valorar la competencia de parejas de caras, las que pertenecían a 114 candidatos de las elecciones parlamentarias francesas. Y, después, solicitó a 681 niños entre seis y 13 años simular un viaje en barco entre Troya e Itaca, en el que tenían que elegir capitanes. ¿Las opciones? Los mismos candidatos de las elecciones francesas. Y acá viene lo increíble: mientras los adultos coincidieron en 72% con los resultados reales en las elecciones, los niños lo hicieron en 71%.

 

Finalmente, según un estudio de la Universidad de Emory, hay tres elementos que influyen en gran medida en el voto. Y los tres son poco racionales: los “sentimientos” hacia los candidatos, hacia el partido y hacia las ideas que representan.

 

 

FUENTE: ABC, La Tercera


Compartir Twittear Compartir