Registran científicamente el incremento de temperatura del cuerpo logrado por meditación

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
9 de Abril de 2013 a las 05:01
Compartir Twittear Compartir
Registran científicamente el incremento de temperatura del cuerpo logrado por meditación

Un estudio publicado en la revista científica PLOS ONE, en marzo de 2013, documentó por primera vez el incremento de la temperatura corporal de los monjes tibetanos durante la práctica de la meditación Tummo. Estudios previos de esta técnica de meditación mostró sólo el aumento de la temperatura corporal periférica en los dedos de manos y pies.

Usando electroencefalografía (EGG) y mediciones de temperatura, el equipo observó un aumento de la temperatura corporal central de hasta 38,8\u00b0C. Un segundo estudio se llevó a cabo con los participantes occidentales que utilizan una técnica de respiración de la práctica meditativa Tummo, y también fueron capaces de aumentar su temperatura corporal dentro de ciertos límites.

El equipo de investigadores dirigido por la profesora asociada María Kozhevnikov del Departamento de Psicología de la Universidad Nacional de Singapur (NUS) mostró, por primera vez con data científica, que es posible que la temperatura corporal central sea controlada por el cerebro.

La práctica meditativa Tummo es considerado por los monjes tibetanos como una de las prácticas espirituales más sagradas de la región, cuya característica más evidente es permitir sobrevivir, sin abrigo, a bajas temperaturas.

Los investigadores recogieron datos durante la ceremonia única en el Tibet, donde los monjes fueron capaces de aumentar su temperatura corporal, logrando secar toallas mojadas envueltas alrededor de sus cuerpos en el frío clima del Himalaya (-25\u00b0C) durante la meditación.

Los resultados del estudio mostraron que los aspectos específicos de las técnicas de meditación pueden ser utilizados por los no meditadores para regular la temperatura de su cuerpo a través de la respiración y la concentración mental.

Las técnicas podrían permitir a los practicantes adaptarse y funcionar en ambientes fríos, mejorar la resistencia a las infecciones y el rendimiento cognitivo, acelerar el tiempo de respuesta y reducir los problemas de rendimiento asociados con la temperatura corporal disminuida.

La profesora Kozhevnikov seguirá estudiando loas efectos de este tipo de meditación en los aspectos neurocognitivos y fisiológicos. Actualmente está entrenando a un grupo de personas a regular su temperatura corporal mediante las técnicas de la meditación Tummo, que podrían tener interesantes aplicaciones potenciales en el campo de la medicina.

Descarga el artículo de la investigación científica aquí

Información de Science Daily. Versión, edición y traducción de Sophimanía.

Artículo original y completo (en inglés) aquí.

 


Compartir Twittear Compartir