Estudio demuestra que todos tenemos genes del espectro autista

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
22 de Marzo de 2016 a las 09:34
Compartir Twittear Compartir
Estudio demuestra que todos tenemos genes del espectro autista

Un amplio estudio internacional publicado en Nature Genetics sugiere que las mismas variantes genéticas de los trastornos del espectro autista también están presentes en la población en general, lo que puede contribuir a una serie de rasgos de comportamiento y de desarrollo con menor severidad que el autismo en la población.

Según los investigadores, no hay verdadero punto de corte en el espectro autista, sino que se trata de un proceso continuo de factores genéticos complejos que pueden afectar nuestro comportamiento. "Este es el primer estudio que muestra específicamente que factores genéticos asociados con el autismo, están asociados con diferencias de comunicación social en la población general", explica el genetista Elise Robinson de la Universidad de Harvard.

Mientras que solo 1 de cada 100 niños pueden ser diagnosticados clínicamente con TEA (trastornos del espectro autista),  el estudio indica que estos solo serían la parte visible del espectro, ya que los rasgos también se pueden encontrar en la población en general.

Los científicos compararon los datos de unas 38.000 personas procedentes de una serie de estudios de cohortes de individuos afectados y no afectados. Mediante el estudio de los factores de riesgo poligénicos (pequeños efectos de miles de diferencias genéticas, distribuidos en todo el genoma) y de novo factores de riesgo (variantes genéticas raras de gran efecto), la continuidad de los rasgos relacionados con los TEA se hizo evidente.

Sin embargo, solo porque todo el mundo tiene cierto grado de riesgo genético cuando se trata de variantes de genes, significa que todos tendremos interacciones sociales difíciles, en cierta medida, ni que la composición genética de las personas es la única razón por la que podrían desarrollar TEA. "Esta investigación sugiere que los estudios de la población autista pueden beneficiarse de la integración de los estudios de la población general, y así se suma a la evidencia de que el autismo implica muchos factores complejos e interactuantes incluyendo la genética, el medio ambiente y el desarrollo del cerebro", dice Carol Povey, director del Centro Nacional de la Sociedad autista para el autismo.

"Podemos utilizar los datos de comportamiento y cognitivos en la población general para desenredar los mecanismos mediante los cuales operan diferentes tipos de riesgo genético", dijo Robinson.

 

FUENTE: Science Alert


#autismo #comportamiento #genetica
Compartir Twittear Compartir