Identifican más de 100 marcadores genéticos para la obesidad

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
13 de Febrero de 2015 a las 13:22
Compartir Twittear Compartir
Identifican más de 100 marcadores genéticos para la obesidad

Investigadores del Consorcio Internacional de Investigación Genética de Rasgos Antropométricos (GIANT) han analizado las muestras genéticas de casi medio millón de personas con el fin de estudiar la obesidad y la distribución de la grasa corporal. Es, dicen, el estudio más grande sobre la variación genética realizado hasta la fecha, y los resultados han identificado más de 140 lugares o 'loci' en todo el genoma que juegan papeles en distintos rasgos obesidad. Se publicaron los resultados en Nature.

 

 

Circunferencia de la cintura

 

Aquellas personas con cinturas más grandes que la circunferencia de la cadera tienen más grasa abdominal que rodea los órganos abdominales y ello los hace más propensos a padecer trastornos metabólicos, como problemas cardiovasculares o diabetes tipo 2, que las personas en las que la grasa corporal se concentra más en el área de la cadera o se distribuye de forma uniforme por el cuerpo.

 

Según explica una de las autoras, Karen Mohlke “tenemos que conocer con exactitud cuáles son estas localizaciones genéticas debido a que diferentes depósitos de grasa plantean distintos riesgos para la salud. Si podemos averiguar qué genes influyen en la ubicación de los depósitos de grasa podríamos entender la biología que provoca diferentes enfermedades, como la resistencia a la insulina o diabetes, el síndrome metabólico o las enfermedades cardiovasculares”.

 

 

obesidad 2

Foto: BBC

 

 

En el estudio que los investigadores han visto que las localizaciones genéticas asociadas con los depósitos de grasa se asociaban con genes previamente identificados como claves en la creación del tejido adiposo. Además, los investigadores también determinaron que 19 de estas localizaciones genéticas de la distribución de la grasa tenían un efecto más fuerte en las mujeres y solo en los varones.

 

 

Índice de masa corporal

 

El otro trabajo se centró en el índice de masa corporal (IMC) de 339,224 personas. “Nuestros datos demuestran que la predisposición a la obesidad y el aumento del IMC no se debe a un solo gen o un único cambio genético”, explica Elizabeth Speliotes. Es decir, aclara, debido a que parece que hay un gran número de genes o de variaciones genéticas “es poco probable que se pueda encontrar una única solución para tratar la obesidad para todos, aunque sí abre la puerta a posibles vías para utilizar estas pistas genéticas para controlar esta epidemia”, dice ella.

 

Además, los investigadores encontraron que las localizaciones genéticas asociadas con el IMC probablemente están involucradas también en los procesos neuronales, específicamente en la señalización del cerebro, que controla el apetito y el uso de energía.

 

Toda esta información, una vez que se procese, nos dirá, por ejemplo, por qué no todos los que son obesos van a desarrollar enfermedades metabólicas, como la diabetes y la hipercolesterolemia, y podría servir para diseñar distintas maneras de tratar o de prevenir la obesidad en los que ya son obesos.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir