17 formas en que el trabajo de oficina te hace engordar

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
13 de Enero de 2015 a las 11:44
Compartir Twittear Compartir
17 formas en que el trabajo de oficina te hace engordar

Hay muchas formas en que tu trabajo puede estar haciendo que crezca el diámetro de tu cintura.  "Realmente tiene que ver con la dieta, la actividad física y el comportamiento", dice Katherine Tryon, doctora en medicina del Instituto de la Vitalidad, una organización mundial de investigación con sede en Nueva York. Aquí hay algunos factores potenciales, y cómo mantenerse al margen de sus consecuencias:

 

 

1. Estar sentado por muchas horas

La causa más obvia de aumento de peso relacionado con el trabajo es la falta de actividad. Aunque es cierto que la investigación muestra que las personas que están de pie o caminan más a lo largo del día queman más calorías, lo que puede traducirse en un menor número de kilos ganados en el tiempo, un estudio británico del 2013 no encontró una fuerte relación entre el tiempo sentado y la obesidad. Los autores dicen que aunque la conducta sedentaria sin duda no ayuda, hay claramente otros factores que alimentan el aumento de peso.

 

 

oficina 2

Foto: INSIGNIALIFE



 

2. Largos viajes

Además del tiempo gastado en un escritorio, el estadounidense promedio gasta 25,4 minutos de trayecto al trabajo y lo mismo para llegar a casa (¿cuánto tiempo gastamos en el Perú?). Los que toman el transporte público hacia y desde el trabajo tienden a tener un Índice de Masa Corporal más bajo que los que manejan o viaja en un coche. ¡A usar esas bicicletas!

 

 

3. Estrés en el puesto de trabajo

Los altos niveles de la hormona del estrés, cortisol, pueden desencadenar los antojos de grasa y azúcar, y también puede hacer que el cuerpo almacene más grasa en la cintura.

 

 

4. Comidas nocturas

Los empleados que se queman las pestañas para cumplir los plazos o mantenerse al día con las cargas de trabajo pesado también pueden aumentar de peso. En un estudio de 2013 de la Universidad de Pennsylvania, los adultos que tuvieron solo cuatro horas de sueño por la noche durante cinco noches seguidas ganaron más peso que los que duermieron ocho horas, gracias a las comidas extras (y los alimentos con más calorías) que consumieron durante las horas de la noche.

 

 

5. Las opciones de almuerzo

Si no se tienen opciones de comida saludable en las inmediaciones del trabajo, puede que las personas que quieren mantenerse sanas tengan que hacer un verdadero esfuerzo para preparar y empacar su propia comida antes de ir al trabajo, aumentando las opciones de comida chatarra engordante.

 

 

oficina 3

Foto: ALACARTAEXPRESS

 

 

6. La falta de programas de bienestar

Propia investigación del Dr. Tryon sugiere que los empleadores tienen una oportunidad única para mejorar la salud pública a través de incentivos y herramientas, como las primas de seguro reducidas y grupos de apoyo para bajar de peso.

 

 

7. Regalar dulces y comida

En todas las oficinas hay alguien que siempre ofrece chocolates o caramelos. Si eres una persona que come por estrés o ansiedad, aquí tienes a tu enemigo número uno.

 

 

8. Hábitos alimenticios de los compañeros de trabajo

Los hábitos dietéticos poco saludables de los compañeros de trabajo pueden influenciar. Si otras personas están pidiendo alimentos altos en grasa, es más probable que hagas lo mismo, debido a la necesidad de encajar con el grupo.

 

 

9. Las constantes fiestas de oficina

Si en el lugar de trabajo se celebra cada cumpleaños, aniversario, bienvenida, promoción o despedida, hay que tener cuidado: uno de cada cinco personas aumenta de peso por este tipo de agasajos.

 

 

10. Las máquinas expendedoras

La mayoría de las opciones de las máquinas expendedoras son envasados son altos en calorías y bajos en nutrientes. Si se tiene que visitar la máquina expendedora, es mejor optar por un pequeño paquete de frutos secos sin sal o mezcla de frutos secos, que tiene proteínas y grasas saludables que llenan.

 

 

oficina 4

Foto: TUREDGOURMET

 

 

11. El ascensor

¿Cuándo fue la última vez que usaste las escaleras en el trabajo? Usar las escaleras puede agregar pasos valiosos para quemar calorías en el día a día.

 

 

12. La falta de luz solar

Un estudio de 2014 de la Universidad Northwestern encontró que la exposición al sol se asoció con el IMC, y que la luz brillante de las horas de la mañana parecía tener un efecto adelgazante. La luz ayuda a regular los ritmos circadianos, que a su vez regulan el balance y el gasto energético, dicen los autores del estudio. Ellos sugieren que de 20 a 30 minutos de luz solar entre las 8 am y el mediodía ayudan a evitar la indeseada ganancia de peso.

 

 

13. Los viajes de negocios

Viajar por trabajo dos semanas o más de un mes se relacionó con un mayor IMC, mayores tasas de obesidad, y una percepción de salud más baja en un estudio de la Universidad de Columbia de 2011. Los autores señalan que en el 81% de los viajes de negocios hay mucha bebida, y que los viajeros están probablemente sentados durante largas horas y eligen alimentos pobres.

 

 

oficina5

Foto: CDE

 

 

14. Turnos nocturnos

Los trabajadores del turno de noche pueden estar en un riesgo aún mayor de obesidad que los trabajadores de escritorio durante el día, según un estudio de la Universidad de Colorado en Boulder en el 2014. Los investigadores encontraron que los participantes queman menos calorías durante un período de tres días cuando dormían durante el día y se quedaban despiertos a través de la noche.

 

 

15. Comer para distraerse

Comer en el escritorio es muy engordante. Esta multitarea de contestar correos electrónicos, hacer llamadas telefónicas, hacer compras en línea y, además, comer, interrumpe la actividad de la alimentación haciendo más probable que luego de una hora queramos “picar” algo más.

 

 

16. Dispositivos digitales

En una sociedad cada vez más conectada, muchos empleados se encuentran enfocados mucho tiempo en su teléfono móvil, incluso con llamadas fuera de horario, por lo que es más difícil escapar del estrés de trabajo y demandas. El uso frecuente de estos dispositivos también se ha relacionado con el aumento de las tasas de la conducta sedentaria, lo que su vez puede conducir al aumento de peso no deseado.

 

 

17. Happy hours y eventos de networking

En muchas oficinas, los trabajadores se agrupan luego de las horas de trabajo para beber alcohol y salir a comer, con el fin de conocerse y generar un vínculo mayor. Pero las calorías del alcohol y de los aperitivos pueden sumarse rápidamente. Y debido a que el alcohol reduce las inhibiciones y estimula el apetito, cuanto más se bebe, más difícil será resistir esos aperitivos antes de la cena.

 

 

FUENTE: TIME


Compartir Twittear Compartir