Café ¿Ayuda a curar el cáncer o todo lo contrario?

Medicina, Salud y Alimentos

Por Luis Enrique Mendoza
14 de Enero de 2016 a las 09:31
Compartir Twittear Compartir
Café ¿Ayuda a curar el cáncer o todo lo contrario?

El delicioso café ¿bueno o perjudicial para la salud? Foto: Internet

Bebida del ocio y del negocio, el café está a la vuelta de la esquina. Para unos es una fuente de salud y para otros, una forma de mantenerse despiertos y activos. Sin embargo, según opiniones autorizadas el consumo del café no está exento de cuestionamientos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido al café y a la cafeína dentro de su clasificación de los agentes cancerígenos en base de la evidencia científica disponible. Pero no saltemos a conclusiones rápidas, porque la evidencia no es concluyente y debe saber interpretarse correctamente. En esta nota te explicamos cómo.

Ya desde 1991 la OMS sustentó en un importante estudio (IARC Monographs on the evaluation of carcinogenic risk to human: Coffe, Tea, Mate, Methylxanthines and Mehylglyoxal) que el café era un posible agente cancerígeno. Pero también concluyó que no existían indicios científicos suficientes para clasificar a la cafeína (componente esencial del café) como un agente cancerígeno. ¿Qué dice hoy la OMS?

café granos onco 2.pngEl café bebible y la cafeína bajo la lupa. Foto: Internet

Así funciona el sistema de clasificación del café y la cafeína según la OMS

La clasificación la realiza la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, en inglés) que funciona dentro de la OMS. 

Esta clasificación no debe tomarse como una escala definitiva de riesgo, porque el riesgo se mide en base a la evidencia científica con la que se cuenta cada vez que se evalúa un producto determinado. Y la evidencia científica depende de investigaciones y pruebas que muchas veces se hacen en grupos pequeños o en animales, o que no terminan de ser concluyentes porque intervienen otros factores.

Por eso, la primera cosa a entender sobre la escala es que ésta muestra el grado de posibilidad o probabilidad de riesgo que se ha constatado o que no se descarta hasta el momento. Lo cual, en el tiempo y con nueva evidencia y nuevos estudios, puede cambiar.  

Así, en el grupo 1 están los elementos con evidencia suficiente para considerar que pueden dar cáncer. En el grupo 2 están los elementos que probablemente (2A) y posiblemente (2B) se relacionan con el cáncer según estudios en humanos y animales. En el 3 están los elementos que a la fecha no han sido probados que puedan originar cáncer. Mientras que en el 4 están los elementos que por la evidencia disponible probablemente no son de naturaleza cancerígena.

La licenciada Mónica Bamonde, nutricionista de Oncosalud sostiene lo siguiente: “La clasificación de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC)  como un agente 2B significa que en las investigaciones en humanos no ha probado tener efectos carcinogénicos y en animales los resultados han sido limitados o insuficientes”.

Dicho esto, el café -en esta escala del 1 a 4- ha sido ubicado en el Grupo 2B, lo cual quiere decir que es un agente “posiblemente cancerígeno”. Sin dar más detalles, la OMS afirma que la vejiga sería una zona vulnerable al consumo de café. Sin embargo, conviene aclarar los términos de la información.

La especialista consultada aclara que en este caso “los estudios no han comprobado la relación directa entre el consumo de café y a la aparición del cáncer a la vejiga de manera concluyente. Los que han mostrado algún resultado positivo respecto a esta relación no han podido determinar si este aumento de la probabilidad está ligado al consumo de café o al consumo de tabaco de los sujetos de estudio".    

cafe tazas cuatro onco 3.png¿Qué dice la OMS del consumo del café? Foto: Internet                           

Clasificaciones distintas para el café y la cafeína

Mientras en el caso del café bebible la OMS lo ha clasificado dentro del grupo 2B (“posiblemente cancerígeno”), en el caso de la cafeína (compuesto químico del café) la OMS la pone en el Grupo 3, lo que quiere decir que esta sustancia no es considerada como cancerígena.

Es más, según la especialista “(l)a cafeína es capaz de impedir que una célula normal se convierta en cancerosa”.

¿Cómo así la sustancia química del café puede ayudar contra el cáncer? “La cafeína bloquea los efectos de la adenosina, hormona que previene la aparición de cáncer en los músculos. La evidencia científica indica que el café tiene, además de cafeína, una serie de compuestos, antioxidantes, flavonoides, etc., que según todos los indicios ayudan en la prevención del cáncer”, sostiene la nutricionista oncóloga consultada.

De momento se conocen algunos estudios científicos importantes que le atribuyen a la cafeína efectos anticancerígenos.

Uno es el estudio del Instituto de Cáncer Nada-Farber (EE.UU) publicado en 2015 y realizado en mil pacientes con cirugía y quimioterapia contra cáncer al colón estadio 3, que concluye que el consumo de 4 tazas de café diarias (460 mg de cafeína) hizo que los pacientes tuvieran un 42% de posibilidades de no volver a tener cáncer y 33% más posibilidades de no morir de cáncer. También confirma que es un antioxidante natural beneficioso para la salud en general.

El otro es un estudio de la American Cancer Society, publicado en 2012, realizado en casi un millón de hombres y mujeres sin cáncer (968,432) durante 26 años en los cuales 868 personas murieron de cáncer a la boca o a la faringe. El estudio encontró evidencia de un posible efecto protector del café cafeínado como prevención del cáncer y en la progresión de la enfermedad. Quienes tomaron más de 4 tazas diarias tuvieron 49% menos riesgo de contraer estos tipos de cáncer. Sin embargo, se necesitan más estudios para determinar el mecanismo para ello.

También están los estudios del Instituto Karolinska, el del Fred Hutchinson Cancer Research Center y de la Escuela de Medicina de Harvard y otros que concluyen que el café ayuda a prevenir o reducir el cáncer de próstata.

café onco caliente 4.pngAtención a la temperatura a la que tomas tu café. Foto: Internet

Sobre las bebidas calientes

Actualmente la OMS señala que aunque no se ha hallado una relación causal necesaria entre tomar café y el cáncer, existe evidencia limitada sobre incidencia cancerígena en las poblaciones que toman café a temperaturas muy altas. Al parecer, el problema no estaría en el café, sino en el exceso de su temperatura durante el consumo. Es el esófago el órgano que se daña con el consumo intensivo de bebidas calientes.

Las opiniones especializadas sugieren que la temperatura podría ser más importante que el contenido de la bebida, aunque los resultados no son definitivos.

El consumo de cualquier bebida a altas temperaturas está relacionado con un mayor riesgo de padecer cáncer de esófago debido al daño originado en los tejidos. Se recomienda consumir bebidas calientes a no más de 60°C”, explica la especialista de Oncosalud.

¿Qué hace falta para tener estudios concluyentes acerca del café?

Teniendo en cuenta que el café es una bebida de amplio y difundido espectro de consumo en todo el mundo, la preocupación por determinar si su consumo favorece la salud sigue muy vigente. Hace falta inversión en estudios de largo plazo y con grandes grupos de personas.

La licenciada Bamonde señala que se deben “realizar estudios a gran escala con muestras bien diseñadas para que de esa manera ciertos factores ambientales o enfermedades propias de cada persona no originen sesgos en los resultados finales. Asimismo se debe aislar las diferentes sustancias que lo componen y determinar los efectos por separado que estas pueden tener sobre la salud de las personas”.

Ante esta situación, la IARC se reunirá del 24 al 31 de mayo de 2016 para fijar una posición respecto del café y la cafeína. En el marco de esta reunión también se publicará el estudio “El café, yerba mate y otras bebidas calientes”, en el que se revelarán nuevos estudios científicos sobre la materia. Hasta el momento el café va ganando la partida.

cafe rico en taza amigo onco 5.pngFoto: Internet

Recomendaciones:

  • - No calentar demasiado el agua para preparar el café (no beberlo a grado hervor o cuando quema la boca).
  • - Contar con un buen filtro.
  • - No utilizar aguas duras o con exceso de minerales.
  • - Almacenar el café a temperatura fresca, lejos de cualquier fuente de calor.


#café #salud #oncosalud #cáncer #oms
Compartir Twittear Compartir