COVID-19: ¿Qué es la 'falsa equivalencia' y por qué el periodismo puede causar más daño que bien al usarla?

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimaníaco Invitado
17 de Agosto de 2020 a las 15:05
Compartir Twittear Compartir
COVID-19: ¿Qué es la 'falsa equivalencia' y por qué el periodismo puede causar más daño que bien al usarla?
COVID-19 y dióxido de cloro: ¿Qué es la 'falsa equivalencia' y por qué el periodismo puede causar más daño que bien al usarla?

Un reciente reportaje en uno de los medios televisivos de mayor alcance en el Perú trata la polémica del uso de dióxido de cloro para combatir el coronavirus poniendo en un mismo nivel de equivalencia a la pseudociencia - que aboga por su uso - y a la ciencia - que con pruebas lo desaconseja. ¿Por qué esta es una práctica periodística fallida que no le hace ningún servicio a la sociedad y más bien fomenta la peligrosa pseudociencia? Bruno Ortiz, periodista científico, lo explica.

No es suficiente solo buscar fuentes, hay que saber elegir las más adecuadas 

Autor: Bruno Ortiz*

Durante mis años en la universidad, pero sobre todo cuando había empezado mis prácticas, mis maestros en esta profesión siempre me repetían lo mismo: “para el ejercicio de un buen periodismo es necesario, siempre, buscar varias fuentes. Nunca quedarse con solo una versión de los hechos”. Sin embargo, la clave está en ir un paso más allá: elegir a las fuentes adecuadas.

La pandemia por la que estamos atravesando es una situación bastante complicada para todos en todo sentido. Un mensaje de Twitter de Víctor Román -presidente de AP Ciencia- hacía referencia a la falsa equivalencia.


Screen Shot 2020-08-17 at 1.56.10 PM.png
Twit de Víctor Román, presidente de la Asociación Peruana de Periodistas y Comunicadores de la Ciencia.

Eso quiere decir, que no se puede colocar al mismo nivel la ciencia y a una pseudociencia. El comentario lo hizo en referencia a un reciente reportaje emitido por el programa Cuarto Poder, sobre la polémica por el uso de dióxido de cloro.

¿Y por qué no está bien usar, en un reportaje, las versiones de quienes están a favor de su uso y de quienes están en contra? ¿Acaso al hacer eso no estoy cumpliendo con una norma básica del periodismo? El tema es que, si bien se trata de un principio fundamental para el ejercicio de esta profesión, es imprescindible que los periodistas también valoremos a las fuentes.

Al carecer de evidencia que la fundamente (en este caso particular, el uso del dióxido de cloro), el medio de comunicación puede terminar ocasionando que se haga pasar a una pseudociencia como una alternativa, como una esperanza. Y eso puede ser muy peligroso.

“Pero no pasa nada si CDS”. “Lo tomo solo por prevención”. “Mi tío lo toma desde hace más de un año y no se ha muerto”. “Le doy CDS a mi niño de seis meses y no se le ha perforado el estómago”. Esas frases son cada vez más comunes entre quienes defienden el uso de esta sustancia, sobre todo cuando se hace la referencia a su potencial toxicidad. Sin embargo, y como se ha repetido varias veces, las anécdotas personales no pueden ser tomadas como evidencia científica.

Pero el mayor riesgo de estas validaciones involuntarias, es causan una falsa sensación de seguridad. Es decir, que la gente crea que con solo tomar CDS (que, repito, hoy no cuenta con ninguna evidencia que la respalde) basta para estar protegido de contagiarse de COVID-19. Y, como está protegido, ya no usa la mascarilla cuando sale a la calle, ya no guarda la distancia social, no se preocupa por la ventilación de los ambientes en los que comparte con otras personas, y ya no se realiza el constante lavado de manos.

Allí es donde radica la importancia de elegir bien a las fuentes. De seleccionar aquellas que tengan el mismo valor y peso. En este caso, darle espacio en un medio de comunicación masivo a fuentes que no pueden demostrar su valía no es inocuo. Eso es lo peligroso. Se puede generar mucho daño, porque siempre habrá gente que pueda recibir de manera equivocada el mensaje. Y esa es la responsabilidad que debemos asumir quienes estamos en medios de comunicación, sobre todo hoy cubriendo la pandemia.

Es por eso la necesidad de que así como en sitios web, revistas, diarios, programas de radio y televisión se preocupan por tener expertos en política, economía y deportes, también se tenga a periodistas especialistas en temas de ciencia y tecnología. Hoy más que nunca es necesario. ¿Existen en el Perú? Sí.

Justamente, ese es uno de los @AP_Cienciareunir a los periodistas científicos y comunicadores y divulgadores de la ciencia del país, para atender las necesidades de los medios de comunicación de llevar información especializada a sus audiencias.

Y aprovecho este espacio, para recordarte que si eres periodista científico, o eres periodista pero te interesa cubrir esa fuente, o eres un profesional de otras disciplinas al que le interesa la comunicación o divulgación de la ciencia, puedas considerar solicitar tu admisión como miembro de la AP Ciencia aquí.


* Este artículo de opinión apareció originalmente en el blog de la Asociación Peruana de Periodistas y Comunicadores de la Ciencia (ApCiencia) de la que es miembro el autor y periodista científico, Bruno Ortiz (@blogdenotas).


#pseudociencia #periodismo #coronavirus #covid 19 #dióxido de cloro
Compartir Twittear Compartir