¿Dormir ayuda a combatir la gripe? ¡Hazle caso a tu médico!

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
3 de Febrero de 2015 a las 11:37
Compartir Twittear Compartir
¿Dormir ayuda a combatir la gripe? ¡Hazle caso a tu médico!

Investigadores de la Universidad de Spokane, en Washington, han averiguado por qué dormir más es una medida efectiva frente al virus de la gripe. El estudio ha sido publicado recientemente en la revista Cerebral, Behavior, and Immunity.

 

La gripe está producida por el virus influenza contra la que no hay remedios eficaces, salvo tratar los síntomas. Para combatirla se recomienda guardar reposo en la cama, ya que el sueño es fundamental para mantener un sistema inmunológico saludable y juega un papel crítico en la respuesta del cuerpo a las infecciones bacterianas y víricas.

 

Además de afectar a los pulmones, donde se multiplica, el virus de la gripe llega al cerebro y allí desencadena una reacción que, paradójicamente, se vuelve contra el patógeno y ayuda al organismo a combatirle. La clave está en una proteína de las neuronas capaz de aumentar el poder curativo del sueño y acelerar la recuperación de la gripe. Al menos es lo que ocurre en ratones que, sin esa proteína, desarrollan síntomas más graves de la infección y mueren en mayor proporción que los roedores normales o de control, que sí tienen la proteína.

 

 

gripe 2

Foto: COSASDEEDUCACION

 

 

Este descubrimiento podría conducir a tratamientos alternativos frente al virus influenza y otras enfermedades infecciosas, mediante el uso de aerosoles intranasales capaces de estimular la producción de esa proteína del cerebro, llamada ACPB.

 

En los roedores sanos, la ACPB de las neuronas interacciona con la interleucina-1 para ayudar a regular el sueño. En el estudio, ratones modificados genéticamente para eliminar el gen de ACPB, y por tanto carecían de la proteína, dormían menos después de haber sido infectados con una dosis intranasal de virus de la gripe H1N1. También tenían una temperatura menor, perdieron sus ritmos circadianos normales y finalmente murieron en proporción mayor que los ratones que dormían más tiempo. Por el contrario, los ratones normales mostraron la típica respuesta sueño prolongado.

 

 

FUENTE: ABC


Compartir Twittear Compartir