Ébola: OMS aprueba test de detección rápida en 15 minutos

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
21 de Febrero de 2015 a las 12:03
Compartir Twittear Compartir
Ébola: OMS aprueba test de detección rápida en 15 minutos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la aprobación de una prueba de 15 minutos para detectar el ébola, que debería convertirse en una herramienta rápida y eficaz en los países afectados por esta enfermedad.

La prueba es un poco menos precisa que la denominada "gold standard" o prueba de referencia en los laboratorios, pero no necesita electricidad ni personal altamente cualificado para utilizarla, dijo el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic.

Esta es la primera prueba rápida de antígenos que da resultados en 15 minutos”, dijo a la prensa Jasarevic, quien la calificó de un "gran avance".

Asimismo, el portavoz de la OMS dijo que, "siempre que sea posible", el resultado del test hay que compararlo con los análisis de sangre "mediante las pruebas PCR habituales", en referencia a los análisis de ADN para detectar la enfermedad.

 

 

ebola 2

Foto: QUO

 

 

Este test, fabricado por la compañía estadounidense Corgenix, "puede identificar correctamente 92% de los pacientes infectados con ébola", añadió.

Para la OMS, esta prueba, basada en la detección de la enfermedad en una gota de sangre depositada en una tira de papel, cumple con los criterios de referencia para la calidad, la seguridad y el rendimiento.

El portavoz de la OMS dijo que una agencia de Naciones Unidas podría comprar este test.

Una prueba sencilla pero fiable sería de gran utilidad para los médicos respecto a la puesta en cuarentena de los pacientes y en los aeropuertos, máxime cuando los actuales análisis de detección tardan hasta 24 horas.

Científicos de Reino Unido y de Francia han ideado otros prototipos de pruebas de detección rápida.

Hasta el 15 de febrero, la OMS indicó que han muerto 9.380 personas de los 23.253 casos de contagio de ébola, en su mayoría en Guinea, Sierra Leona y Liberia.

 

 

FUENTE: Science Magazine


Compartir Twittear Compartir