Estudio: Bebidas energéticas afectarían la presión arterial

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
20 de Marzo de 2015 a las 10:28
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Bebidas energéticas afectarían la presión arterial

Un nuevo estudio de la Cínica Mayo ha mostrado que las bebidas energéticas pueden elevar la presión arterial a jóvenes sanos aumentando así el riesgo a padecer eventos cardiovasculares. Esta relación eleva la preocupación que ya existe sobre el abuso de bebidas energéticas entre los más jóvenes al haberse asociado con modificaciones de la conducta y alteraciones en las capacidades cognitivas.

 

"Combinar las bebidas energéticas con alcohol puede ser incluso más problemático, porque éstas pueden atenuar la intoxicación y posiblemente conducir a beber demasiado y sufrir lesiones relacionadas con el alcohol, como es el caso de la intoxicación hepática", indicó.

 

Para llegar a tal conclusión, un equipo de investigación de la Clínica Mayo, en Rochester (Minnesota), dirigido por la Dra. Anna Svatikova, dieron una lata de bebida energética a cada uno de los 25 voluntarios sanos de entre 19 y 40 años de su estudio. Otro día diferente, los participantes bebieron la misma cantidad de bebida, pero en este caso placebo.

 

 

energy home

Foto: CURIOSIDADES

 

 

Los investigadores evaluaron su presión arterial y la frecuencia cardiaca antes y 30 minutos después de darles las bebidas, y también se comparó entre los participantes que consumen cafeína, teniendo en cuenta a aquellos que consumen menos de 160 mg de cafeína por día, que es la cantidad que se encuentra con frecuencia (en una taza de café) y los usuarios habituales de cafeína, aquellos que consumen más de 160 mg de cafeína por día.

 

Los participantes mostraron un aumento de la presión arterial más marcado tras el consumo de bebidas energéticas, respecto a beber un placebo. Simplemente con el hecho de beber líquido, la presión arterial puede aumentar (por un aumento de volumen dentro de los vasos), pero las bebidas energéticas parecen provocar un aumento mayor si cabe, llegando a un 3% más de presión sistólica (la presión alta de la lectura de presión arterial) respecto al placebo.

 

 

FUENTE: Live Science


Compartir Twittear Compartir