Estudio: ¿Cuántas tazas de café al día previenen un infarto?

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
6 de Marzo de 2015 a las 12:18
Compartir Twittear Compartir
Estudio: ¿Cuántas tazas de café al día previenen un infarto?

Investigadores del Hospital Samsung Kangbuk de Seul, Corea del Sur, han liderado una investigación que revela que entre tres y cinco tazas de café al día, algo que los autores consideran un consumo moderado, permite reducir el riesgo de obstrucción arterial y, con ello, las probabilidades de sufrir un infarto. El estudio fue publicado en Heart.

Estudiaron a más de 25.000 empleados (hombres y mujeres) que se sometieron a controles rutinarios de salud en su lugar de trabajo; los empelados que bebieron una cantidad moderada de café (de 3 a 5 tazas),  eran menos propensos a presentar los primeros signos de la enfermedad cardíaca en sus exploraciones médicas.

El riesgo de tener calcio en las arterias era mayor en personas que tomaban menos de una taza al día (0,77), en comparación con quienes bebían de una a tres tazas diarias (0,66) y aquellos que bebían entre tres y cinco (0,59). En cambio, volvía a crecer cuando el consumo superaba las cinco tazas diarias (0,81).

 

 

cafe 2

Foto: El País

 

 

El calcio en las arterias coronarias (CAC) es un indicador temprano de la aterosclerosis coronaria, un endurecimiento y estrechamiento de las arterias, lo que puede causar coágulos de sangre que pueden desencadenar un ataque al corazón o un derrame cerebral.

“Nuestro estudio se suma a un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que el consumo de café podría ser inversamente asociado con las enfermedades cardiovasculares. Se necesita más investigación para confirmar nuestros hallazgos y establecer las bases biológicas de los posibles efectos preventivos del café en la enfermedad arterial coronaria”, dijo uno de los investigadores.

El café contiene un estimulante llamado cafeína, además de otros componentes,  y no ha sido aclarado el debate de si dichos componentes del café son buenos o no para la salud.

 

 

FUENTE: Live Science


Compartir Twittear Compartir