Estudio: La dieta alta en sal ¿podría combatir infecciones?

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
6 de Marzo de 2015 a las 12:17
Compartir Twittear Compartir
Estudio: La dieta alta en sal ¿podría combatir infecciones?

La sabiduría convencional sostiene que el alto consumo de cloruro de sodio es malo para la salud. Las dietas altas en sal se han relacionado con presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares e incluso trastornos autoinmunes. Pero un nuevo estudio muestra que la sal en la dieta también puede tener efectos inmunoestimulantes. El estudio se encuentra publicado en Cell Metabolism.

 

Los investigadores informan de que los altos niveles de sal en la piel ayudan a los ratones a combatir bacterias y que los humanos también pueden almacenar la sal en los sitios de infección. “La idea de que el almacenamiento de sal podría haber evolucionado para la defensa del huésped es muy emocionante", dice Gwen Randolph, inmunólogo de la Universidad de Washington en St. Louis, que no participó en el estudio.

 

Cuando Jens Titze, un farmacólogo clínico de la Escuela Universitaria de Medicina de Vanderbilt en Nashville y autor principal del estudio, estaba estudiando la ingesta de sal en la dieta en ratones, se dio cuenta de que incluso ratones con dietas bajas en sal tenían concentraciones inusualmente altas de sal en la piel herida. Titze y sus colegas se dieron cuenta de que las células inmunes que llegan a la piel herida para combatir las infecciones estaban entrando en un microambiente salado. Su hipótesis es que el cuerpo estaba usando la sal en la piel infectada para protegerla contra los invasores.

 

 

sal 2

Foto: La República

 

 

Para saber si todo lo que el cloruro de sodio adicional estaba dañando o ayudando a la inmunidad, los investigadores recurrieron a los macrófagos, una célula inmune que engulle y digiere a los patógenos invasores. El equipo cree que altas concentraciones de sal podrían dar lugar a las células inmunes para producir estos compuestos. La sal aumenta la capacidad de matar microbios de las células inmunes.

 

Para probar si el aumento de la ingesta de sal aumenta la defensa inmune en ratones vivos, los investigadores alimentaron a un grupo de ratones con una dieta alta en sal y el otro grupo con una dieta baja en sal durante 2 semanas, y luego infectaron la piel de las almohadillas de los roedores. En los siguientes 20 días, la infección se afianzó, independientemente de su dieta. Después de ese período, sin embargo, los ratones con la dieta alta en sal mostraron una mejor cicatrización con menos lesiones y una carga parasitaria más baja que el grupo que comió alimentos bajos en sal.

 

En los seres humanos, el grupo encontró evidencia de que la acumulación de sal puede localizarse en sitios de infección. Utilizando una nueva técnica de resonancia magnética que mide el sodio en la piel, el equipo encontró niveles inusualmente altos de acumulación de sales en las infecciones bacterianas de la piel de las personas.

 

Tomados en conjunto, los resultados del grupo indican que tanto ratones como humanos pueden ser beneficiados por un impulso de la sal en la defensa inmune. Pero eso no significa que debamos comenzar a echar más sal en nuestras papas fritas. Una dieta alta en sal puede haber sido una forma útil para combatir las infecciones en nuestros antepasados, antes de que existieran los antibióticos, pero hoy en día, los efectos perjudiciales de una dieta alta en sal son mayores que los posibles beneficios inmunológicos.

 

 

FUENTE: Science Magazine


Compartir Twittear Compartir