Hacer ejercicios 4 años multiplica probabilidad de envejecimiento saludable

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
29 de Diciembre de 2014 a las 12:02
Compartir Twittear Compartir
Hacer ejercicios 4 años multiplica probabilidad de envejecimiento saludable

Cuatro años de actividad física regular sostenida multiplican la probabilidad de tener un envejecimiento saludable, independientemente de la edad elegida para comenzar, según un reciente estudio publicado en British Journal of Sports Medicine.  La edad media de los 3.454 participantes de ambos sexos era de 63 años y formaban parte del Estudio longitudinal inglés de envejecimiento.

El aspecto novedoso del estudio fue precisamente llenar el vacío que había sobre las ventajas de iniciar la actividad física relativamente tarde en la vida. Y las conclusiones mostraron una relación directa entre la probabilidad de tener un envejecimiento saludable y la cantidad de ejercicio realizado. Y no sólo para aquellos que había hecho alguna una actividad física moderada o vigorosa de forma regular a lo largo de su vida.

 

 

A cualquier edad

 

Quienes se volvieron físicamente activos ya entrados en años también obtuvieron beneficios. En comparación con aquellos que no hicieron nada, los que empezaron a practicar ejercicio en los sesenta tenían tres veces más probabilidades de tener una vejez saludable. 

 

 

edad 2

Foto: ABC

 

 

Los que mantuvieron una actividad física regular durante los 8 años que duró el estudio tenían siete veces más probabilidades de estar sanos comparados con aquellos que siempre habían permanecido inactivos.

Estudios previos con personas de 70 años habían demostrado que la actividad física regular ayuda a reducir un 40% la probabilidad de demencia de origen vascular y de experimentar deterioro cognitivo de cualquier causa en un 60%. Además. 30 minutos de actividad física tres veces a la semana bastan para prevenir o retrasar el deterioro cognitivo.

 

 

Movimiento

 

Actividades como caminar a paso ligero, hacer bicicleta estática, nadar, subir escaleras o incluso bailar, son ejemplos de ejercicios de resistencia que se sabe que además de mantener en forma el corazón, los pulmones, el sistema circulatorio y mejorar la aptitud física general, también tienen efectos beneficiosos para el cerebro. El ejercicio favorece la formación de neuronas nuevas en el hipocampo, fundamental para la memoria y el aprendizaje. Además retrasa o previene la diabetes y la enfermedad cardiaca, que son factores de riesgo para el deterioro de la capacidad cognitiva.

Además, la actividad física combate el estrés, es un potente antidepresivo y actúa como una recompensa para el cerebro, que nos hace sentir bien.

 

FUENTE: ABC


Compartir Twittear Compartir