La verdad de la Chía y otros alimentos “milagrosos” según la ciencia

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
17 de Febrero de 2015 a las 12:41
Compartir Twittear Compartir
La verdad de la Chía y otros alimentos “milagrosos” según la ciencia

Vivimos un boom de la medicina alternativa y existen muchos alimentos “milagrosos” que curan desde la diabetes hasta el cáncer. Para verificar sus efectos, el profesor en Dietética de la Universidad de Nottingham, Duane Mellor, explica la verdad de algunas de estas famosas maravillas nutricionales.

 

 

1. El aceite de coco

 

La afirmación: Una reciente revisión de estudios sugiere que las grasas saturadas elevan los niveles de colesterol, tanto buenas como malas. El aceite de coco es predominantemente un triglicérido de cadena media que, según dicen sus defensores, podría llevar a beneficios para la pérdida de peso, pero esta afirmación no se ha demostrado en estudios con humanos. Otras sugerencias de los beneficios del aceite de coco incluyen ayudar a la regulación de glucosa en la sangre y prevención de accidentes cerebrovasculares y la enfermedad de Alzheimer.

 

Duane Mellor: Probablemente es mejor disfrutar de un poco de aceite de coco en un plato tailandés de vez en cuando, que en vez de usarlo todos los días.

 

 

chia 2

Foto: The Guardian

 

 

2. Vinagre de manzana

 

La afirmación: Ha sido anecdóticamente vinculado con una lista larga de beneficios potenciales para la salud en áreas que incluyen: trastornos digestivos, dolores de garganta, colesterol alto, la indigestión, la prevención del cáncer, la caspa, el acné, la energía impulsar, calambres y el control del azúcar en la sangre. La EFSA, sin embargo, no ha aprobado ninguna de estas afirmaciones. Muchos de los estudios han sido en animales o en laboratorios.

 

Duane Mellor: El vinagre es probablemente mejor mantenerlo como condimento. Úsalo en ensaladas en lugar de aceites ricos en calorías y mayonesa y para agregar sabor a las salsas, lo que ayuda a reducir el consumo de sal.

 

 

3. Miel de Manuka

 

La afirmación: Una versión de grado médico de esta miel se utiliza en embalajes estériles. Como la mayoría de las mieles, esta tiene peróxido de hidrógeno, lo que le confiere sus cualidades antibióticas. También tiene metilglioxal, un componente antibacteriano, en cantidades mucho más altas que las encontradas en otras mieles. Los estudios han sugerido que la miel de manuka podría ayudar a aliviar los síntomas de las infecciones como la tos, pero no es claro si la miel está teniendo un efecto antimicrobiano o si solo es calmante al igual que todos los jarabes.

 

El veredicto de Mellor: Todas las atribuciones de esta miel han sido rechazdas por las regulaciones. Las evidencias son vagas, los beneficios de salud deben equilibrarse con las muy altas cantidades de azúcar que tiene esta miel, en comparación con las cantidades muy pequeñas de estos compuestos activos propuestos.

 

 

chia 3

Foto: The Guardian

 

 

4. Spirulina

 

La afirmación: Este es otro alimento milagro que no tiene suficiente evidencia científica, según los Institutos Nacionales de Salud. Algunas de sus atribuciones tienen que ver con trastornos metabólicos y cardíacos (por ejemplo, control de la presión arterial y diabetes), y también los trastornos de salud mental como la ansiedad, la depresión y el TDAH.

 

El veredicto de Mellor: La Spirulina no debería reemplazar a las verduras y frutas, estas tienen mayor cantidad de nutrientes.

 

 

5. Las semillas de chía

 

La afirmación: la chía está repleto de antioxidantes, pero muchos de ellos son de origen vegetal y están disponibles para nosotros. Además, tienen alto contenido de omega-3, también, pero nuestros cuerpos no son buenos sintetizando este aceite omega-3 de las plantas, sino que somos mejores para obtenerlos de aceites de pescado azul como el salmón. Pero para las personas que no comen pescado, la chía y otras semillas pueden ser un buen sustituto.

 

Otras ventajas potenciales están vinculadas a su alto contenido en proteínas y fibra, que han llevado a algunos a sugerir que podría ayudar a bajar de peso mediante la reducción del hambre. Sin embargo, dos ensayos hasta la fecha no han mostrado evidencia de cualquier beneficio en términos de pérdida de peso o disminución del riesgo de enfermedades del corazón.

 

El veredicto de Mellor: Las semillas de chía pueden añadir una textura interesante al pan. Pero las semillas de lino y de cáñamo son también ricas en ácidos grasos omega-3, por lo que la chía no es la única fuente y debe ser disfrutada más por su efecto sobre la textura, ya que no afectará la salud en particular.

 

 

FUENTE: The Guardian


Compartir Twittear Compartir