La verdad sobre el cáncer de piel y la radiación solar

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
26 de Enero de 2016 a las 09:45
Compartir Twittear Compartir
La verdad sobre el cáncer de piel y la radiación solar


En el último tercio del siglo XX se ha detectado en todo el mundo un incremento pronunciado en la incidencia de cánceres a la piel en conexión con las costumbres personales de exposición al sol. Ante el cambio climático y el deterioro de la capa de ozono, el escenario actual plantea nuevos desafíos en material de prevención de cáncer de piel. 

El mayor factor de riesgo para la mayoría de cánceres de piel es la exposición a la radiación ultravioleta (UV). El sol es la principal fuente de los rayos UV, pero también son fuentes de UV las camas o lámparas de bronceado.

“Lo más frecuente es una lesión rojiza fácilmente sangrante que pique o un lunar de reciente aparición, asimétrico, con bordes irregulares, fácilmente sangrante, cambio en el color y diámetro mayor a 6mm”, afirma el Dr. Martin Falla, cirujano oncólogo de mamas, piel y tumores de Oncosalud.

Pero, ¿cómo es que los rayos del Sol, el astro que permite nuestra vida misma, puede llegar a producir enfermedad y muerte? ¿Qué tan peligrosos son los invisibles rayos ultravioleta? ¿Hay forma de estar siempre protegidos de ellos? En el siguiente artículo te explicamos todo lo que tienes que saber para prevenir los efectos de la radiación solar en el desarrollo del cáncer de piel.


lesión piel .jpgLa radiación solar, fuente de vitamina D, puede dar cáncer si no se protege la piel. Imagen: Internet

Clasificación de la radiación solar según la OMS

La luz solar es fuente de energía y de salud pero también es fuente de radiación ultravioleta. Según American Cancer Society, la exposición a la radiación ultravioleta “es el factor de riesgo principal para la mayoría de los cánceres de piel”. Y desde el 2012 ha sido clasificada por la OMS dentro del Grupo 1.

La clasificación la realiza la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, en inglés) que funciona dentro de la OMS.

En el grupo 1 están los agentes con evidencia científica suficiente para considerar que pueden dar cáncer. En el grupo 2 están los agentes que probablemente (2A) y posiblemente (2B) causen cáncer, según estudios en humanos y en animales. En el grupo 3 están los agentes que a la fecha no han sido probados que puedan originar cáncer. Mientras que en el grupo 4 están los agentes que según la evidencia científica disponible no se consideran de naturaleza cancerígena.

La radiación solar pertenece al Grupo 1. Es decir, existe evidencia científica suficiente para afirmar que es un agente cancerígeno. El Dr. Falla lo resume de la siguiente manera: “El que haya (la radiación solar) sido considerada dentro del grupo 1 quiere decir que ha habido suficientes estudios con muy bajo margen de error o sesgo que demuestran que es un factor de influye directamente en el desarrollo del cáncer de piel”.

La cantidad de tiempo de exposición al sol es un factor de riesgo proporcional al riesgo de desarrollar cáncer de piel. “A mayor tiempo de exposición, mayor riesgo de sufrir daño a nivel de células”, señala el especialista de Oncosalud.

Evidencia limitada para otros órganos humanos

Existe consenso científico sobre la naturaleza cancerígena de la radiación solar sobre la piel humana pero para el caso de otros órganos la clasificación varía. Por ejemplo, en el caso de los labios, la boca (cavidad oral), la faringe, los ojos, el cerebro y el sistema nervioso central, la OMS ha clasificado el riesgo de cáncer por radiación solar dentro del Grupo 2A.

Esta categoría se usa cuando hay evidencia limitada o insuficiente de carcinogenicidad en humanos pero suficiente evidencia de carcinogenicidad en experimentos con animales. Es decir, en este grupo la evidencia no es concluyente pero tampoco se descarta el riesgo.

¿Qué hacer ante la radiación solar?

Lo primero que hay que saber es que la radiación solar es beneficiosa para el ser humano. Como apunta la OMS, bajas dosis de radiación UV estimulan la generación de vitamina D, la cual es esencial para la salud humana. Por eso no podemos escondernos completamente del sol. El problema es que debido al actual deterioro medioambiental y a las altas emisiones de CO2, la exposición a la radiación solar que se va acumulando, resulta en prejudicial para la salud pública.

Entonces, lo siguiente a saber para prevenir el riesgo es ¿qué es el índice de radiación ultravioleta?, y ¿cómo se interpreta para un cuidado diario de nuestra salud?

El índice de radiación ultravioleta (IUV) es un instrumento que sirve para prevenir y mitigar los efectos de la radiación solar. Se basa en la medida de la intensidad de la radiación ultravioleta (UV) del sol. Según la OMS el rango de radiación manejable es de 2 hasta 10. Por encima de 10 UV se considera un índice extremadamente alto y de mayor riesgo. Cuanto más alto el índice, mayor es la probabilidad de lesiones cutáneas, oculares y de cáncer de piel.


Screen Shot 2016-01-26 at 9.42.05 AM.pngFuente: OMS

Perú: el país de mayor radiación en el mundo

Según el Ministerio de Salud del Perú (2013), el principal factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de piel es la exposición acumulativa y/o intermitente intensa de radiación ultravioleta (RUV). El cáncer a la piel es el cuarto cáncer más recurrente en el Perú, después del cáncer de cérvix, estómago y mama (período 2006-2011). El Ministerio también estimó que anualmente se presentan 1200 nuevos casos, de los cuales 500 son mortales.

Un estudio realizado a partir del registro de índices de radiación de los satélites en todo el mundo, situó al Perú como el país con mayor nivel de radiación solar en el mundoEl estudio del científico neozelandés Richard Mckenzie fue realizado en el 2006 pero recién se está difundiendo adecuadamente en el Perú.

¿Por qué Perú? Por un lado, la exposición a los rayos UV es mayor mientras más cerca se está de la línea ecuatorial, pero también juega el factor de la altitud. En los últimos años, los índices de radiación en el Perú se han incrementado. Llegando a extremos muy peligrosos en el centro y sur del país donde la radiación llega a alcanzar los 20. Es decir, el doble del máximo tolerable fijado por la OMS en 10.

Y las cosas no parecen estar mejorando. Según el especialista en radiación del Senamhi, Orlando Ccora, este verano 2016 los valores se siguen disparando en el Perú. De hecho se espera que entre finales de enero y febrero, Lima capital alcance los 15 puntos, cuando “lo normal solía ser 13”, contó Ccora a la agencia EFE.

Y si creíamos que la nubosidad típica limeña es algún escudo en contra de los rayos UV, estamos equivocados. El Dr. Martin Falla asegura que “es importante saber que los rayos UV pueden atravesar las nubes, incluso en un día nublado. Y si bien el efecto de las nubes puede, en ciertos casos bloquear algunos rayos UV, en otros casos las nubes más bien reflejan los rayos UV aumentando nuestra exposición a ellos”.

Según cifras del Ministerio de Salud del Perú (2011), el 45,9% de los casos de cáncer de piel se presentaron en Lima, en un 54,5 en mujeres de 50 hasta 89 años. Ante la situación de los índices UV en el Perú, el Congreso aprobó en el 2013 una ley (Ley Nº 30103) que dispone medidas preventivas contra los efectos nocivos para la salud por exposición prolongada a la radiación solar. Sin embargo, a la fecha esta ley no ha sido reglamentada y tampoco existe un registro nacional público sobre el cáncer de piel.

camas solares.jpgLas camas solares también pueden generar cáncer por el nivel de exposición de RUV. Foto: Internet

¿Cómo protegernos?

La mejor forma de protegernos es evitar la radiación constante y permanente, así como la exposición solar en las horas más fuertes del día, es decir, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Recordar que la piel tiene memoria y que el patrón de exposición en un largo plazo también es importante.

También es importante prestar atención al índice de radiación ultravioleta local. Este puedes encontrarlo a diario en la web del Senamhi.

El tono de la piel también ha de tomarse en cuenta ya que como explica el Dr. Falla, “existen 6 tipos de piel clasificados en medicina como ‘fototipos’ según el color base de la piel, siendo el tipo 1 el de una persona de piel blanca que no se broncea fácilmente y que se quema con facilidad, siendo pacientes de mayor riesgo. Mientras el tipo 6 corresponde a personas de piel oscura que no se queman fácilmente”. Por tanto, las personas de piel blanca tienen mayor riesgo de contraer cáncer de piel y deben tomar mayores previsiones.

Otro tema crucial para la protección es entender cómo funcionan los bloqueadores, qué numeración debemos adquirir y cómo aplicarlos. El Dr. Falla aclara que “el factor de protección solar (FPS) es un índice que nos indica el tiempo que podemos exponernos al sol sin riesgo de quemaduras. Cuanto más alto es el FPS, más alta es la protección de los rayos solares”.

 Un FPS 15 bloquea aproximadamente el 93% de todos los rayos UVB. Un FPS 30 bloquea el 97%, y un FPS 50 bloquea el 99%. Aunque parezcan mínimas las diferencias, importan para la prevención. Lo que debe quedar claro es que no existe un protector solar que bloquee todos los rayos UV y que cualquiera sea el número debe aplicarse cada dos horas, al menos.

niños cáncer piel.jpgAtención con los niños. Los muy pequeños no deben exponerse directamente al Sol. Foto: Internet

Recomendaciones (Fuente OMS)

- Evita la exposición solar entre las 10am y las 4pm, horas en que los rayos UV son más fuertes.

- Revisa a diario el índice UV y usa protección solar cuando esté por encima de 3.

- Aprovecha las sombras aunque ninguna protege totalmente de los UVA.

- Usa ropas que protejan ojos, orejas, cara y nuca.

- Utiliza cremas con filtro solar de amplio espectro, con factor de protección igual o superior a 30. Extiéndela sobre la piel expuesta y repite la aplicación cada dos horas.

- Evita las lámparas y las camas bronceadoras. Las camas de bronceado aumentan el riesgo de cáncer de piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección.

Los niños menores de seis meses no deben exponerse directamente al sol.

- Los mayores de seis meses deben estar protegidos cuando estén al aire libre. Aplicarles protector solar a diario.

- Beber como mínimo dos litros de agua al día y consumir vegetales frescos.


#radiación #salud #oncosalud #cáncer #rayos uv #oms
Compartir Twittear Compartir