Se abre el debate de nuevo: La radiación de los celulares sí podría causar cáncer

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
28 de Mayo de 2016 a las 15:45
Compartir Twittear Compartir
Se abre el debate de nuevo: La radiación de los celulares sí podría causar cáncer
La República

Un grupo de científicos del Programa Nacional de Toxicología (NTP), un grupo interagencial federal de los Institutos Nacionales de Salud, publicó los resultados parciales de un estudio realizado en animales, que constó la inversión de $ 25 millones de dólares y que puso a prueba la posibilidad de que existan vínculos entre el cáncer y la exposición crónica al tipo de radiación emitida por los teléfonos celulares y los dispositivos inalámbricos. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer en 2011 clasificó la radiación de radiofrecuencia como un posible carcinógeno humano.

Los hallazgos presentan algunas de las pruebas más fuertes hasta la fecha que confirman esta asociación. Los investigadores expusieron a los roedores a radiofrecuencia, en niveles de radiación diseñados para emular más o menos lo que los humanos reciben con el uso del teléfono celular. Los animales fueron colocados en cámaras especialmente construidas para dosificar la exposición a la radiación, explica Christopher Portier, uno de los autores del estudio.  

Los investigadores encontraron que a medida que las miles de ratas del estudio, fueron expuestas  a las radiación de mayor intensidad, desarrollaban formas raras de cáncer de cerebro y corazón que no podía explicarse fácilmente. En general, la incidencia de estos tumores fue baja, pero la incidencia aumentó con mayores niveles de exposición. En contraste, ninguna de las ratas de control desarrolló tumores. Más cáncer fue detectado en las ratas macho, y los datos sugieren que la relación era más fuerte con las lesiones al corazón.

Estudios anteriores nunca habían encontrado que este tipo de radiación se asociara con la formación de estos tipos de cáncer en animales. Sin embargo, ninguno de estos estudios siguió a los animales por mucho tiempo. Los nuevos resultados, publicados en el sitio Web bioRXiv, involucran varios grupos de 90 ratas. Había tres grupos de prueba por cada especie y 3 diferentes intensidades de radiación.

gregorio-martinez-ny-ofrecera-clases-de-ingles-por-teléfono-695x390.jpg
Internet

Los roedores a través de todos los grupos de ensayo fueron expuestos crónicamente a RF por aproximadamente nueve horas repartidas en el transcurso del día. Durante el estudio las ratas fueron capaces de correr alrededor de sus jaulas, para comer y dormir como de costumbre. Los experimentos incluyen ambos tipos de modulaciones emitidas por teléfonos móviles actuales: Code Division Multiple Access y GPS.

En general, no hubo diferencia estadísticamente significativa entre el número de tumores que se desarrollaron en los animales expuestos entre una y otra radiación, pero sí hubo una tendencia estadísticamente significativa en el aumento de la incidencia con más exposición. La pregunta aquí es: “¿hay que preocuparse?, La respuesta es claramente sí, pero plantea una serie de preguntas que no pueden ser totalmente respondidas", dice David Carpenter, un especialista en salud pública y director del Instituto de salud y Medio Ambiente de la Universidad de Albany.

Los resultados no son definitivos, y hubo otros hallazgos confusos que los científicos no pueden explicar, incluyendo que las ratas macho expuestas a la radiación parecían vivir más que las del grupo de control. "En general, creemos que los tumores están probablemente relacionados con las exposiciones", dice Carpenter.

El Instituto Nacional de Salud dijo a la revista Scientific American en un comunicado que "este estudio en ratones y ratas es objeto de examen por expertos. Es importante tener en cuenta los anteriores estudios en humanos, los datos de observación recogidos, los estudios basados ​​en población a gran escala, etc., que han encontrado evidencia limitada de riesgo de desarrollar cáncer por el uso del teléfono celular".

Los resultados sorprendieron a algunos científicos que habían estado siguiendo de cerca el estudio. "Me sorprendió porque yo había pensado que era una pérdida de dinero seguir haciendo la investigación con animales en ese tema", dice Carpenter.  Sin embargo, es necesario seguir analizando los estudios por venir para tomar mejores decisiones sobre nuestra salud y cómo nos afecta la tecnología.

Hay medidas de seguridad que pueden adoptar las personas, dice Carpenter. Usar el altavoz, mantener el teléfono en el escritorio en lugar de en el cuerpo y usar auriculares con cable siempre que sea posible ayudaría a limitar la exposición a RF. "Desde luego, no vamos a volver a una edad pre-wireless”, dice. “Sin embargo, hay un número de maneras de reducir la exposición, sobre todo entre la población más sensible".

 

FUENTE: Scientific American


#celular #cancer #ratas
Compartir Twittear Compartir