Tomar nuestra propia sangre, ¿Es bueno para la salud?

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
30 de Marzo de 2015 a las 11:05
Compartir Twittear Compartir
Tomar nuestra propia sangre, ¿Es bueno para la salud?

Las leyendas cuentan que la sangre fresca puede hacer mucho más que simplemente nutrirnos y que tiene un poder transformador. La ciencia moderna, al menos en lo que se refiere a las transfusiones, parece respaldar lo que dicen las fábulas. El doctor Saúl Villeda, un biólogo de la Universidad de California, en Estados Unidos, ha estado investigando lo que ocurre cuando se inyecta sangre de ratones jóvenes en roedores viejos.

 

Se ha observado que después de una inyección de sangre joven, los viejos ratones se desempeñan mucho mejor en las pruebas de memoria y a la hora de encontrar el camino de regreso a su nido, por lo tanto, el efecto de la sangre nueva es particularmente sorprendente en las propias células del cerebro anciano.

 

Cuando los ratones envejecen, las neuronas se empiezan a parecer al maní seco. Sin embargo, cuando las células del cerebro de un roedor de edad avanzada reciben una infusión de sangre joven comienzan a crear nuevas conexiones, asemejándose cada vez más a las neuronas de los ratones jóvenes. Aunque hasta ahora la mayoría de los estudios se han realizado en roedores, en la Universidad de Stanford, en EE.UU., han empezado a hacer ensayos con pacientes con principio de Alzheimer.

 

 

sangre 2

Foto: BBC

 

 

Villeda cree que hay algo en la sangre joven que provoca una mayor actividad en las células madre de los ratones viejos, las que hacen que nazcan nuevas neuronas. "Mi esperanza", dice Villeda, "es que podamos identificar los factores rejuvenecedores de la sangre para potenciarlos y los del envejecimiento, para debilitarlos".

 

Por extraño que parezca, en el ámbito de la investigación científica, el uso del plasma rico en plaquetas (PRP) para curar y reparar está muy en boga en la actualidad.

 

Janet Hadfield, directora de una empresa llamada Biotherapy Services dedicada a la investigación de ese tipo de plasma, dice que el PRP ha sido utilizado durante años para ayudar a la cicatrización de las heridas y para tratar lesiones deportivas.

 

También el Royal London Hospital de Reino Unido ha llevado a cabo ensayos con PRP para ver si la sustancia ayuda curar con más rapidez las heridas de los pacientes con diabetes tipo 2, los más propensos a sufrir llagas que no cicatrizan, y los resultados sugieren que el tratamiento es efectivo.

 

De momento nadie está seguro de cómo es el proceso, pero un estudio publicado hace años en la Journal of Plastic and Reconstructive Surgery descubrió que extraer plasma por centrifugación libera un nivel significativo de factores de crecimiento que ayudarían a la cicatrización de las heridas y al aumento del colágeno. Aunque el procedimiento es caro y la mejora no es lo suficientemente impresionante.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir