Esto le pasa a tu cerebro cuando viaja a Marte

Astronomía

Por Sophimania Redacción
9 de Junio de 2015 a las 07:15
Compartir Twittear Compartir
Esto le pasa a tu cerebro cuando viaja a Marte

La NASA planea enviar una misión tripulada a Marte dentro de los próximos 20 años, pero un estudio reciente indica que el viaje podría ser más peligroso de lo que se pensaba. Nuevos datos han demostrado que la exposición a los rayos cósmicos podría afectar gravemente las funciones cognitivas de un astronauta en el curso de un viaje de larga duración en el espacio profundo. El estudio fue publicado en Science Avances.

En un entorno de laboratorio, los investigadores de la Universidad de California, Irvine en los EE.UU. simularon las duras condiciones del espacio profundo sometiendo a un grupo de ratones a chorros de partículas aceleradas, de forma similar a los rayos cósmicos. Los resultados indicaron que los ratones irradiados tenían tiempos de respuesta más lentos, eran olvidadizos, e incluso se sentían confundidos.

"Esto no es una noticia positiva para los astronautas que saldrán en un viaje de dos a tres años de ida y vuelta a Marte”, explica Charles Limoli, profesor de oncología de radiación, en un comunicado de prensa. "Disminuciones de rendimiento, déficits de memoria y pérdida de la conciencia y enfoque durante los vuelos espaciales pueden afectar a las actividades de misión crítica, y la exposición a estas partículas pueden tener a largo plazo consecuencias adversas para la cognición durante toda la vida."

 

 

espacio 2

Foto: RPP

 

 

Los rayos cósmicos (el subproducto de explosiones galácticas como las supernovas) son partículas cargadas de alta energía que van a toda velocidad por el espacio. Pueden penetrar en el casco de una nave espacial y los huesos humanos con facilidad, causando un daño significativo al sistema nervioso central del cuerpo.

En la Tierra, la magnetosfera actúa como una burbuja protectora, protegiéndonos de los efectos dañinos de estos rayos, pero la tenue atmósfera marciana no ofrece esa protección. Nuestra magnetosfera se extiende por 56.000 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, y como tal, incluso los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional están protegidos contra estos rayos nocivos.

En el estudio llevado a cabo en el Laboratorio de Radiación Espacial de la NASA y en el Laboratorio Nacional de Brookhaven, en Nueva York, utilizó un grupo de ratones alterados genéticamente y les aplicaron haces de iones de oxígeno y titanio acelerado a dos tercios de la velocidad de la luz, el mismo tipo de iones que se encuentran en los rayos cósmicos galácticos.

Seis semanas después de la exposición, los ratones irradiados tenían de 30 a 40 % menos de dendritas (las ramas entre las neuronas que llevan señales eléctricas) que el grupo control. La exposición a las explosiones de rayos cósmicos desencadena la degradación de las dendritas y persistió en el tiempo. Esta pérdida de dendritas se asocia en los pacientes con declive cognitivo como el Alzheimer y las enfermedades neurológicas similares.

Ambos grupos de ratones pasaron luego a través de una batería de pruebas cognitivas diseñadas para probar sus funciones de aprendizaje y memoria. La capacidad de los astronautas para llevar a cabo tareas de la misión, como ejercicios multitarea y la realización de experimentos de investigación, así como su salud cognitiva general, podría verse comprometida.

 

 

FUENTE: Science Alert 


Compartir Twittear Compartir