12 pruebas que confirman la llegada del hombre a la Luna y que desarman las teorías conspirativas

Cosmos

Por Sophimania Redacción
21 de Julio de 2014 a las 17:41
Compartir Twittear Compartir
12 pruebas que confirman la llegada del hombre a la Luna y que desarman las teorías conspirativas

Durante años hemos escuchado cosas como que nunca se llegó a la Luna. Que la película del aterrizaje lunar se rodó en Nevada. Que no hay más que ver cómo ondea la bandera estadounidense. O que la calidad de las fotografías se ven increíblemente bien, con el logo de la NASA tan brillante. Además, si se llegó, ¿por qué no hemos vuelto? ¿Por qué no hay una base espacial allí arriba? se preguntan una y otra vez los conspiranoicos.

 

Desde que la misión Apolo 11 puso a Neil Armstrong y a Buzz Aldrin en suelo lunar, cientos de artículos, libros, documentales y programas de televisión se han empeñado en negarlo. La negación del alunizaje es una de las teorías conspiratorias más difundidas en la Red.

 

Si bien las teorías de la conspiración nunca desaparecerán, hay pruebas suficientes como para aceptar que Armstrong y Aldrin sí caminaron por la Luna el 21 de julio de 1969. Aquí tienes las 12 principales:

 

1. El reflector

 

1prue1

 

No solo la bandera quedó en la Luna tras la marcha de Armstrong y Aldin. También dejaron tras de sí un sismógrafo y un reflector láser. Este último es, de hecho, una de las pruebas más contundentes del alunizaje del Apolo 11.

 

El LR-3, que así se llama, se utiliza aun hoy en día para medir la distancia exacta de la Tierra a la Luna. El reflector fue diseñado por la NASA de tal manera que reflejase la luz en la misma dirección de la que procede. Basta, por tanto, con lanzar un rayo láser desde un telescopio y contar el tiempo que tarda en regresar a la fuente para calcular la distancia entre los dos cuerpos celestes. El sistema es muy simple,  su margen de error es de solo 3 centímetros (y estamos hablando de una distancia de unos 385.000 kilómetros).

 

Si decides comprarte un supertelescopio y quieres buscar el espejo por tus medios solo tienes que apuntar a las siguientes coordenadas lunares: 0,67337º N, - 23,47293º E.

 

2. Las rocas

 

1prue2

 

Los astronautas del Apolo 11 volvieron a la Tierra con rocas. Un montón. 22 kilos en total.

 

¿Pero acaso esas rocas no pudieron ser recogidas en un monte terrestre cualquiera? Pues no, porque resulta que son mucho más antiguas que ese monte. De hecho, la roca lunar más reciente es más antigua que la roca terrestre más antigua que hayamos encontrado jamás. Algunas de ellas tienen 4.600 millones de años, que es más o menos la edad del Sistema Solar.

 

Si visitas la NASA, quizá puedas ver un fragmento de armalcolita, un mineral lunar cuyo nombre es el apócope de los astronautas que lo encontraron: Armstrong, Aldrin y Collins.

 

3. La gente y el dinero

 

1prue3

 

El Programa Apolo costó 110 mil millones de dólares a las arcas públicas estadounidenses, y se calcula que unas 400.000 personas trabajaron en él de manera directa o indirecta.

Solo la Estación Espacial Internacional(ISS) puede costear esa cantidad de dinero. Su presupuesto, calculado hasta el  2015, es de 150 mil millones. La comparación, sin embargo, es injusta, ya que el proyecto de la ISS está financiado por Estados Unidos, Rusia, Japón, Canadá, Brasil y casi todos los países europeos.

Parece evidente, por tanto, que un proyecto que supuso la colaboración 400.000 personas durante casi una década difícilmente pudo ser una farsa.

 

4. La URSS

 

1prue4

 

Si todo fue una gran farsa, si existía la más mínima posibilidad de que los Estados Unidos no hubiesen llegado a la Luna ¿por qué la Unión Soviética no lo dijo? ¿Por qué no expresó ni tan siquiera una leve sospecha?

 

Es fundamental recordar que eso que hoy vemos como uno de los mayores hitos de la Humanidad no era más que una competición, una metonimia política por la cual quien controlase el cielo controlaría el mundo entero. Desde que Kennedy dijo aquello de "we choose to go to the Moon" ("elegimos ir a la Luna"), nuestro satélite se convirtió en la meta. La fotografía de Neil Armstrong haciendo el saludo castrense frente a la bandera estrellada en el Mar de la Tranquilidad supuso, en cierto modo, el final de la carrera espacial.

 

5. El movimiento de la bandera

 

1prue5

 

En la luna no hay viento, no, es sólo inercia.  Los astronautas no iban tan abrigados porque hiciera frio… al menos, no por las posibles ventoleras lunares. El tema de la bandera es más sencillo de lo que parece: llegó el astronauta, la puso ahí y la inercia fue lo que hizo que se siguiera moviendo, como si una suave brisa la acariciara.

 

6. ¿Quién tomaba las fotos?

 

1prue6

 

Si sólo dos astronautas caminaron al mismo tiempo sobre la superficie lunar y en esta imagen aparecen los dos ¿quién hizo las fotos? Pues ellos mismos. Eso que podemos ver en el pecho del astronauta es una cámara, idéntica a la que llevaba su compañero, también en el pecho.

 

7. Luces extrañas

 

1prue7

 

Hay quien dice que las luces que se ven en esta imagen son del estudio donde se montó esa gran mentira. Bueno, ¿por qué la NASA, después de gastarse millones en montar una mentira de este calibre cometería un error semejante?

 

8. Las huellas

 

1prue8

 

“¿Por qué si es la luna es tan seca la huella la vamos tan clara? Eso tiene que ser arena mojada… está claro”. Contra esa creencia, los expertos tienen una respuesta: “Es una tontería”. Según dicen, el polvo lunar es bastante parecido a la ceniza volcánica si lo miramos a través de un microscopio, de modo que no sólo se quedan marcadas las huellas, sino que también permanecen durante bastante tiempo dado que no existe viento en la Luna.

 

9. Nuevas imágenes comprueban que el hombre llegó a la Luna

 

1prue9

 

La NASA ha revelado una colección de imágenes tomadas por la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), que muestran la huella que dejaron las misiones Apolo y aportan pruebas para quienes dudan de que el hombre haya llegado a la Luna.

 

La sonda ha capturado las imágenes más nítidas jamás tomadas desde el espacio de las marcas que dejaron las misiones Apolo 12, 14 y 17 en los lugares en los que se posaron, así como las huellas que dejaron los astronautas al explorar la superficie lunar.

 

10.  No se distinguen las estrellas

 

1prue10

 

La cámara no pudo captarlas por la intensidad de la luz. El tiempo de exposición de la película tendría que haber sido mayor.

 

11. Las sombras no son paralelas

 

1prue11

 

Se producen debido al efecto de perspectiva que sucede también en la Tierra, además, no tienen por qué ser paralelas en un terreno irregular, como es el caso de la Luna.

 

12.  Bajo el módulo lunar no hay cráter

 

1prue12

 

El módulo lunar pesaba entre 15 y 17 toneladas en la Tierra. En la Luna la gravedad es aproximadamente seis veces menor, y hay que restar el combustible gastado antes de alunizar, situándose su peso 'lunar' entre 1.200 y 1.600 kilogramos. Cuando se acercaba a la superficie reducía su potencia a menos de un tercio de dicha capacidad, del mismo modo que nadie aparca un coche a 200 km por hora.

 

Fuente: blog.20minutosABC20minutos


Compartir Twittear Compartir