Científico de NASA afirma que en 20 años podríamos hallar vida fuera de la Tierra

Cosmos

Por Sophimania Redacción
21 de Noviembre de 2016 a las 15:38
Compartir Twittear Compartir
Científico de NASA afirma que en 20 años podríamos hallar vida fuera de la Tierra
Representación de una posible misión a Europa. Imagen: NASA Cornell University

El astrobiólogo Kevin Hand de la NASA, ha dicho en una entrevista a Gonzalo Lopez Sanchez del diario ABC de España que es muy posible que pronto encontremos señales de vida fuera de la Tierra. Es más, el también científico planetario del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL por sus siglas en inglés), no ha descartado que encontremos vida inteligente.  

Hand estuvo en Madrid como parte del simposio “Los orígenes de la vida y su búsqueda en el universo” y además de contar sobre su experiencia a bordo del barco de exploración “Polar Stern” analizando extremófilos que viven en zonas polares, el ex investigador del SETI habló sobre las posibilidades de vida en Marte, Encélado y Titán.

“Encélado y Europa son los objetivos más importantes para encontrar vida extraterrestre”, dijo Hand refiriéndose a las lunas de Saturno y Júpiter, respectivamente. “Encélado tiene un océano global de agua líquida, sal y minerales que indican que hay un ciclo con el subsuelo. También creemos que esto ocurre en Europa”, señala científico.

La interacción entre estos componentes es importante para la habitabilidad y el posible origen de la vida, porque es posible que se haya formado a partir de chimeneas hidrotermales al igual como, aparentemente, ocurrió en la Tierra. La condición para esto es que haya interacción entre el agua y las rocas del fondo del mar, porque eso mantiene en el océano una química capaz de soportar la vida.

Para buscar estas posibilidades, NASA está pensando enviar la sonda “Europa Clipper” en el 2020. Hand, que es parte del panel de científicos que trabaja en la misión cuenta que la sonda haría 45 sobrevuelos sobre Europa, además de tomar imágenes, espectros y permitirnos mapear el grosor del hielo en el subsuelo. “No solo conseguiremos un mapa de la superficie y de la química de este mundo, sino que también podremos analizar estas plumas. Toda esa información se podrá aprovechar en una posible futura misión con una aterrizador, y nos permitirá escoger el lugar donde posarnos”, explica Hand.

Sin embargo recalca que aterrizar un objeto sobre Europa será una tarea increíblemente difícil debido a la gravedad que puede ejercer el gigantesco Júpiter. “Toda su masa hará que aterrizar requiera mucha energía. Aún tenemos que trabajar en ello”, explica.

Por otro lado, de tener éxito, la misión de aterrizaje podrá recoger posibles huellas de vida y tomar muchas muestras. Pero antes de dejar volar mucho la imaginación Hand recalca que el hecho que Europa tenga un océano habitable no necesariamente quiere decir que esté habitado. “La pregunta que hay que resolver ahí es si el origen de la vida es sencillo o difícil. Si es fácil, es posible que también comenzase en Europa y que podamos detectarla”, señala.

Europa y Encélado no son los únicos satélites congelados que tienen importancia astrobiológica para la agencia espacial estadounidense. Titán, otra de las lunas de Saturno también ha llamado la atención de los científicos. “Es un lugar fascinante. Tiene lagos de metano y etano líquidos en superficie. Sería un lugar increíble para formas de vida extrañas, muy diferentes a las que conocemos, basadas en una química completamente diferente”, dice el investigador.

Obviamente, en la búsqueda de vida, el lugar favorito es nuestro rojo vecino: Marte. Al respecto, Hand comenta que las misiones robóticas Curiosity y Mars2020 son capaces de buscar señales de vida, pero que antes de buscar seres vivos debemos averiguar dónde tenemos que mirar. “En el pasado parece que hubo agua en Marte, pero ahora el planeta es muy árido y debemos saber dónde podrían estar los mejores refugios para la vida”, explica.  

Yendo mucho más allá del Sistema Solar, el especialista se mostró particularmente emocionado con la misión de Stephen Hawking de enviar una sonda a Aplha Centuari, sobre todo después de saberse que este sistema tenía un explaneta (Próxima b) muy similar a la Tierra. “Creo que es posible diseñar una nave que llegue ahí, aunque es verdad que haría falta mucho tiempo de viaje. Creo que eso es una razón para construirla lo antes posible. Soy bastante optimista”, explicó.

Por último, Hand cree que la existencia de una civilización extraterrestre es posible, al menos desde el punto de vista de las matemáticas. “si te fijas en la cantidad de estrellas que se están analizando y en las que se está buscando señales de vida inteligente, creo que se puede pensar que hay buenas razones para predecir que si hay una señal alienígena ahí fuera la descubriremos en unos 20 años”, dice. Para luego añadir: “Soy optimista, y creo que en los próximos 20 años descubriremos vida en el Sistema Solar o quizás incluso más allá”.

Si llegásemos a encontrarla, Hand cree (a diferencia de Hawking) que no representará un peligro, al menos no intencional, para la humanidad.

“Yo pienso que cualquier civilización de vida larga en nuestra galaxia será altruista: tenderá a cooperar y a sacrificarse por un objetivo común. La biología avanza en gran parte gracias a la simbiosis y a que los organismos trabajan juntos, y con una civilización grande y antigua probablemente ocurrirá igual”, finaliza el investigador.


FUENTE: ABC


#europa #astrobiología #kevin hand
Compartir Twittear Compartir