Virgo: el otro observatorio que busca las ondas gravitatorias de Einstein

Cosmos

Por Sophimania Redacción
15 de Febrero de 2016 a las 16:15
Compartir Twittear Compartir
Virgo: el otro observatorio que busca las ondas gravitatorias de Einstein

El jueves 11 de febrero los científicos a cargo de los detectores LIGO hicieron historia al anunciar que las elusivas ondas gravitacionales predichas por Albert Einstein 100 años atrás en verdad existían y ellos habían sido capaces de detectarlas.

 

Como se sabe, las ondas gravitacionales son las ondulaciones de energía que distorsionan la estructura del espacio tiempo. El mejor ejemplo para entenderlas es imaginar que estamos frente a un lago y le lanzamos una piedra, de la misma forma que la piedra ocasionará ondulaciones sobre el agua, la presencia de un cuerpo dentro del espacio/tiempo ocasionará ondulaciones sobre este.

 

Ahora, a pesar de ser pequeñísimas, el tamaño de estas ondulaciones va a depender del tamaño del cuerpo que las origina, si las ocasionan objetos inmensos como es el caso de los dos agujeros negros detectados entonces las ondulaciones podrán captarse a millones de kilómetros de distancia. Para detectar estas ínfimas ondas, se necesitan equipos ultra sensibles como LIGO, y mientras más equipos como este tengamos, mejor se hará la detección.

 

Por eso LIGO no es el único de los interferómetros que se utilizarán en un futuro cercano. El otro es VIRGO, ubicado en una campaña de Pisa, Italia y tendrá la misma misión que LIGO "Esto es una clara demostración de que lo que (Einstein) dijo hace 100 años es absolutamente correcto", explica Franco Frasconi, investigador de la Universidad de Pisa y parte del equipo de Virgo.

 

El detector Virgo está formado por dos túneles idénticos de 3 km distribuidos en forma de L. El proceso comienza con la generación de un rayo láser que luego se divide en dos: uno es impulsado a través de un túnel y la otra mitad por el otro. Un espejo en cada túnel hace rebotar a los rayos láser muchas veces hasta que se vuelven a recombinar. Como resultado, los rayos divididos se recombinarán de una manera diferente: las ondas de luz interferirán entre sí en vez de cancelarse y los científicos podrán detectar entonces una señal.

 

Con todos estos detectores escuchando los cielos, debería ser más fácil identificar con exactitud el lugar en que ocurren estos eventos. Además, aparte del LIGO y el VIRGO la Agencia Espacial Europea – ESA está desarrollando un observatorio de ondas gravitacionales que estará en órbita, lejos de la Tierra, aproximadamente en el año 2030.

 

 

FUENTE: BBC


#einstein #ligo #ondas gravitacionales #virgo
Compartir Twittear Compartir