Dos estrellas se funden en un “beso espacial”

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
22 de Octubre de 2015 a las 10:48
Compartir Twittear Compartir
Dos estrellas se funden en un “beso espacial”

Este beso espacial en el que se están fundiendo dos estrellas que se orbitan mutuamente podríamos llamarlo un beso espacial, que inevitablemente, llevará a ambos astros a desaparecer y a fundirse en una única y gigantesca nueva estrella. O bien a formar un agujero negro binario.

 

El equipo internacional de astrónomos en el VLT (Very Large Telescope), de la ESO descubrió este sistema estelar único, llamado VFTS 352, que se encuentra a 160.000 años luz de distancia de la Tierra, en la Nebulosa de la Tarántula.  Esta nebulosa es conocida como un criadero en el que nacen continuamente nuevas estrellas.

 

VFTS 352 está formado por dos estrellas extremadamente calientes, brillantes y masivas que se orbitan mutuamente en menos de lo que dura un día. Ambos astros están tan cerca que sus respectivos centros apenas están separados por 12 millones de km. Están tan próximas que sus superficies llegan a tocarse, formando un puente a través del cual se intercambian materia. Estrellas extremas como las de VFTS 352 juegan un papel importante en la evolución de las galaxias, y se cree que son las principales fabricantes de elementos como el oxígeno.

 

Las predicciones de los astrónomos indican que VFTS 352 puede afrontar su catastrófico e inevitable destino de dos formas diferentes. La primera es que ambas estrellas se fusionen en una, lo que probablemente produciría una estrella gigante, y posiblemente magnética, en rápida rotación.

 

“Si las estrellas mezclan sus materiales lo suficientemente bien, ambas podrían seguir siendo compactas, evitando la fusión. Lo cual llevaría a ambos cuerpos a seguir un nuevo patrón evolutivo que es completamente diferente a las predicciones clásicas de evolución estelar”, explica Selma de Mink, de la Universidad de Amsterdam, como segunda explicación. Si esto se produce, sería toda una novedad para la astrofísica, ya que nunca se ha observado un sistema semejante, pero esto podría tardar aún varios miles de años.

 

 

FUENTE: ABC


Compartir Twittear Compartir