Hormigas en la Estación Espacial pueden cooperar pese a gravedad cero (VIDEO)

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
1 de Abril de 2015 a las 08:26
Compartir Twittear Compartir
Hormigas en la Estación Espacial pueden cooperar pese a gravedad cero (VIDEO)

En enero de 2014 un grupo de hormigas fue enviado a la Estación Espacial Internacional para analizar cómo reaccionaban a las condiciones en el espacio exterior. Contrario a lo que se pensaba, las hormigas llevadas a la EEI pudieron trabajar en equipo pese a la falta de gravedad y a pesar de caerse de las paredes de sus contenedores.

Los astronautas de la NASA siguieron de cerca el experimento y lo grabaron con cámaras. Por otra parte, añaden los científicos, mostraron una gran capacidad de recuperarse tras sucesivas caídas.

 

El objetivo del experimento consiste también en aprender de los métodos cooperativos de las hormigas y desarrollar algoritmos de búsqueda para grupos de robots.

 

Los resultados del experimento fueron publicados en la revista Frontiers in Ecology and Evolution.

 

Deborah Gordon, autora del estudio, explica que las hormigas han demostrado sus sorprendentes habilidades colectivas en una gran variedad de ambientes en la Tierra, pero los resultados obtenidos sobre su comportamiento en las condiciones de microgravedad de la EEI son algo nuevo.

 

"No teníamos idea de lo que harían. No sabíamos si iban a poder investigar o no", explica Gordon, bióloga de la Universidad de Stanford. A pesar de que tenían dificultades para mantener el contacto mientras se trasladaban, mostraron una "capacidad sorprendente" para volver a poner sus seis patas en el suelo. "A veces se agarraban de otra hormiga y bajaban. Y otras veces lograban de alguna manera regresar a la superficie. Creo que la biomecánica de estas acciones son interesantes", dice Gordon.

 

 

Las hormigas en el espacio trabajan duro para combatir la ausencia de gravedad. Video: VideoFromSpace

 

 

Para empezar el experimento, retiraron una barrera que les permitía explorar una zona nueva. Después de unos minutos levantaron una segunda barrera, ampliando aún más el territorio. En la Tierra se hicieron experimentos similares para comparar: se les dio el espacio para ajustar sus recorridos y cubrir un área mayor. Casi cada esquina del contenedor fue visitado por más de una hormiga cada cinco minutos.

 

En el espacio hicieron todo lo que pudieron para investigar y visitar las otras zonas como se esperaba, pero no fueron tan efectivas como sus pares en la Tierra, que gozaban de los beneficios de la gravedad. Al luchar para mantener sus patas sobre la superficie de plástico, las hormigas no se recorrían el espacio de forma tan efectiva. Y algunas zonas nunca fueron visitadas por ellas.

 

Además, está el hecho de que las hormigas caían juntas, y quedaban suspendidas en el aire por períodos que podían durar entre tres y ocho segundos. Esto, interrumpía constantemente su recorrido. Cuando estas hormigas dieron sus primeros pasos en el espacio estaban añadiendo un nuevo entorno a lo que ya es una lista larga. Solo que en este caso era un ambiente muy nuevo.

 

"Todas las hormigas deben hacer búsquedas colectivas y no sabemos por qué lo hacen. Puede que haya algoritmos interesantes para búsquedas colectivas que no hemos descubierto", explica Gordon.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir