Los 25 años del Telescopio Hubble y la ventana que nos ha abierto al universo

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
20 de Abril de 2015 a las 11:07
Compartir Twittear Compartir
Los 25 años del Telescopio Hubble y la ventana que nos ha abierto al universo

El telescopio Hubble abrió una nueva ventana al Universo, observando desde el espacio como nunca antes se había hecho galaxias muy lejanas, planetas, asteroides, cometas o el nacimiento y muerte de estrellas. Imágenes que han transformado el conocimiento astronómico y han fascinado al público. Hoy cumple 25 años.

“Creo que el Hubble ha hecho más por la astronomía que ninguna otra misión. Y no solo por su contribución a ese campo de la ciencia, sino por la percepción que el público tiene sobre la astronomía. Mucha gente se acercaba a hablar conmigo simplemente porque había visto una foto del Hubble en la prensa, y estaban fascinados por poder ver galaxias distantes, estrellas y planetas como los que el telescopio había medido”, recuerda el astrónomo suizo Willy Benz, director del Instituto de Física de la Universidad de Berna.

“Para los científicos ha sido revolucionario porque ha contribuido en todas las áreas de la astronomía. Pero también ha conseguido cautivar a la gente, pues al ser el primer telescopio espacial que observaba en el óptico, es decir, la luz visible, como nuestros ojos, ha sido el más mediático”, señala Pedro García Lario, astrónomo de la ESA.

 

 

hubble 2

Foto: El Mundo

 

 

Pero esta historia de éxito no tuvo un buen comienzo. En primer lugar, su lanzamiento, a bordo de un transbordador espacial fue pospuesto en 1986 tras el accidente mortal del Challenger, en el que fallecieron los siete astronautas que conformaban su tripulación. Por fin, el 24 de abril de 1990, el telescopio fue lanzado a bordo del transbordador Discovery. Pero apenas dos meses después, con las primeras fotografías que llegaban del Hubble llegó también la decepción: las imágenes que mandaba estaban borrosas debido a un error en el diseño de su óptica, que provocó que la forma del espejo principal fuera defectuosa.

La NASA puso entonces manos a la obra para intentar solventar el problema del telescopio en el que, hasta ese momento, habían invertido ya unos 2.000 millones de dólares. “Se hizo en un tiempo récord. Hubo un concurso de ideas para seleccionar una misión, que fue muy complicada. Un proyecto así normalmente tarda 10 años, pero en sólo tres años y medio se fabricaron unas lentes especiales para recuperar la capacidad del telescopio, se lanzó un shuttle que subió el nuevo instrumento, se calibró y funcionó. Fue uno de los grandes éxitos tecnológicos del Hubble”, explica J. Miguel Mas Hesse, investigador del Departamento de Astrofísica del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

El Hubble fue bautizado con ese nombre en honor a Edwin Hubble (1889- 1953), el astrónomo que, entre otras contribuciones, determinó que la Vía Láctea no era la única galaxia en el Universo. Y con sus hallazgos, este telescopio ha cambiado nuestra visión del Universo. De entre todos sus descubrimientos, el más destacado es el de la  energía oscura. Cuando se lanzó, ni siquiera se sabía que existía.

 

hubble 3

Foto: El Mundo

 

El Hubble también ha estudiado de qué está hecho el Universo (determinando que está compuesto en un 73% de energía oscura, un 23% de materia oscura y un 4% de materia ordinaria) y su edad. “La última estimación es que tiene 13.700 millones de años”, señala García Lario, experto en evolución y muerte estelar.

Hay varios factores que explican el impacto de este observatorio, según los astrónomos que han trabajado con él: La calidad de las observaciones es excelente y la NASA ha dedicado mucho esfuerzo, además, a sacar imágenes que también fueran atractivas. El presupuesto ha sido lo suficientemente alto como para que todos los datos estén archivados y puedan difundirse.

Su longevidad, la rapidez con la que suministra los datos, su completo archivo, y los equipos de astronautas, científicos e ingenieros dedicados al telescopio figuran entre los factores que han contribuido al éxito de esta misión.

El Hubble nos ha enseñado que para responder a las preguntas más fascinantes de astronomía debemos pensar en grande y colocar las ambiciones científicas por delante de las preocupaciones presupuestarias.

 

 

FUENTE: El Mundo


Compartir Twittear Compartir