Rosetta revela extraños detalles del cometa 67p

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
23 de Enero de 2015 a las 10:43
Compartir Twittear Compartir
Rosetta revela extraños detalles del cometa 67p

Los instrumentos de la sonda europea Rosetta, en la que viajó el robot Philae que aterrizó en noviembre sobre el cometa 67P, reveló características inesperadas del cuerpo celeste, según resultados de siete estudios publicados el 22 de enero. Estas observaciones confirman que el cometa 67P/Tchourioumov-Guérassimenko, de cuatro km de largo y situado a 510 millones de km de la Tierra, es rico en materiales orgánicos.

Pero las imágenes tomadas por la cámara de alta definición Osiris muestran una forma inusual del núcleo, compuesto de dos lóbulos separados por una suerte  de cuello, cuyo origen sigue siendo inexplicable. "Los resultados de los primeros análisis proporcionan bases para la siguiente misión", señaló Matt Taylor, de la Agencia Espacial Europea (ESA).

La superficie del cometa, de composición bastante homogénea, presenta una increíble variedad de estructuras geológicas, resultado de fenómenos erosivos como, por ejemplo, ondulaciones idénticas a las observadas en las dunas de arena en Marte.

 

 

rosetta 2

Foto: FARODEVIGO

 

 

"Nos sorprendimos por la variedad de estructuras geológicas", subrayó Hans Nilsson, del Instituto sueco de física espacial y coautor de uno de los  estudios publicado en la revista estadounidense Science. "La atmósfera del cometa, compuesta por una mezcla de polvo y moléculas de gas,  parece ser distribuida desigualmente alrededor del núcleo", agregó.

Un detector de Rosetta, en órbita a unos 30 km alrededor del cometa, ya ha recogido una cosecha de granos provenientes del núcleo, como su tamaño y  composición. Los investigadores determinaron que el núcleo es muy poroso.

Además, estiman sorprendente que el cometa esté tan activo estando alejado del Sol en este punto de su órbita, una actividad que se concentra en la región del "cuello", donde se ha detectado agua congelada.

Todas las imágenes permitieron realizar un modelo de tres dimensiones de 67P y la topografía detallada del sitio de aterrizaje de Philae. La calidad de las medidas y las observaciones de Rosetta mejorará cuando la sonda se aproxime, a mediados de febrero, a unos seis km de la superficie del cometa.

 

 

rosetta 3

Foto: SPACE

 

 

Este sobrevuelo, a la más baja altitud jamás alcanzada, permitirá que los instrumentos "tomen imágenes y efectúen un espectro de la superficie con una resolución sin precedentes", explicó la ESA. El robot Philae, pasajero de la sonda espacial por más de diez años, aterrizó el 12 de noviembre sobre el cometa.

Después de dos rebotes, quedó atrapado entre dos acantilados, un lugar con  poca luz. Sus baterías solares no pueden por lo tanto recargarse. Así que deberá despertarse en marzo, cuando el cometa estará más cercano al Sol y recibirá más luz. Como todos los cometas, 67P conserva restos de la materia primitiva del  sistema solar, una muestra de las condiciones de su nacimiento hace 4,5  millones de años.

 

 

FUENTE: Space


Compartir Twittear Compartir