Sonda que ya está en ruta a Mercurio observará Venus en busca del fosfano

Vida Extraterrestre

Por Victor Roman
20 de Septiembre de 2020 a las 17:04
Compartir Twittear Compartir
Sonda que ya está en ruta a Mercurio observará Venus en busca del fosfano
Representación artística de la sonda BepiColombo. Imagen: ESA/JAXA

A comienzos de esta semana, un equipo internacional de científicos utilizó telescopios terrestres e identificó fosfano, un compuesto en la atmosfera de Venus que podría indicar la presencia de vida. Inmediatamente diversas organizaciones iniciaron esfuerzos para confirmar el descubrimiento y mapear el misterioso gas.

Dos de esas instituciones son la Agencia Espacial Europa (ESA) y la Agencia de Investigación Aeroespacial de Japón (JAXA). De acuerdo a New Scientist, la sonda BepiColombo, que ahora se dirige hacia Mercurio, intentará registrar fosfano durante la maniobra de asistencia por gravedad cerca de Venus, programada para mediados de octubre de este año.   

La misión a Mercurio

BepiColombo es un proyecto conjunto de la ESA y JAXA, cuyo objetivo es estudiar de forma remota Mercurio utilizando dos sondas científicas: MPO (Mercury Planetary Orbiter) y MMO (Mercury Magnetospheric Orbiter), que serán entregado al planeta por un módulo de vuelo.

La nave espacial se lanzó al espacio en octubre de 2018 y, en abril de este año, completó con éxito una maniobra gravitacional cerca de la Tierra. Se espera que las sondas lleguen a Mercurio en diciembre de 2025 y una vez allá puedan buscar agua.

Redireccionando instrumentos

El último lunes 14 de septiembre, se anunció que los telescopios terrestres fueron capaces de detectar gas fosfano en la atmósfera de Venus. Este es considerado un potencial biomarcador, que indica la posibilidad de vida en la atmósfera superior del segundo planeta desde el Sol.  

Los científicos del equipo de BepiColombo se interesaron por este descubrimiento y redirigirán sus instrumentos hacia el planeta cuando realice su primera maniobra gravitacional cerca de Venus el 15 de octubre. La sonda pasará a una distancia mínima de unos diez mil kilómetros del planeta.

Los investigadores encontraron que dos líneas de absorción de fosfano están en el rango de longitud de onda operativa de la sonda MPO MERTIS (Radiómetro de Mercurio y Espectrómetro Térmico Infrarrojo), que podrá observar la atmósfera de Venus e intentar encontrar este biomarcador.

Pero…

Sin embargo, la situación se complica porque durante el vuelo solo será posible utilizar una de las dos cámaras del dispositivo, y se mantendrán las condiciones favorables para las observaciones durante un período de tiempo muy corto.

Si MERTIS no puede registrar rastros de fosfano en la atmósfera de Venus la primera vez, los científicos tendrán otra oportunidad de hacerlo en agosto de 2021, cuando la sonda haga una segunda asistencia gravitatoria cerca del planeta.

Curiosamente, tan solo unas semanas antes del anuncio, una de las autoras del estudio publicó un artículo en el que especulaba la forma en la que una posible forma de vida viviría en el segundo planeta. Como era de esperarse, el lugar propuesto fueron las nubes de Venus.

FUENTE: New Scientist 


#astrobiología #sonda #venus #mercurio
Compartir Twittear Compartir