Sonda Rosetta halla oxígeno por primera vez en un cometa

Vida Extraterrestre

Por Sophimania Redacción
29 de Octubre de 2015 a las 08:39
Compartir Twittear Compartir
Sonda Rosetta halla oxígeno por primera vez en un cometa

El cometa 67P/Churyumov-Geramisenko nos sigue dando sorpresas. Recientemente los científicos de la Agencia Espacial Europea a cargo de la sonda Rosetta han publicado un estudio en el que afirman haber encontrado oxigeno molecular en la superficie del cometa.

 

Las mediciones fueron realizadas por el espectrómetro en setiembre del año pasado, pero demoraron más de un año en ser publicadas porque los investigadores querían estar totalmente seguros de los resultados. “Todos entramos un poco en negación” dijo Kathrin Altwegg de la Universidad de Bern en Suiza en una conferencia de prensa esta semana.

 

“Nadie esperaba que esto ocurra, por eso no quisimos publicar nada inmediatamente” le dijo André Bieler de la Universidad de Michigan, a ABC. “Decidimos seguir monitoreando esta señal de oxígeno molecular hasta que estuviésemos seguros de que estaba pasando”.

 

Una de las razones para dudar es que el O2 reacciona muy rápidamente con otros compuestos, y esta vez estaba solo y no con otros elementos como monóxido de carbono (CO) o agua (H2O) también presentes en la superficie de 67P.

 

La otra razón sería que las lecturas indican que el O2 sería hasta un 3.8% de la composición del cometa, y que estaría allí desde su formación junto con el nacimiento del Sistema Solar hace 4.6 mil millones de años. De ser así contradeciría los modelos actuales sobre la formación del Sistema Solar.

 

“Ningún modelo de la formación del Sistema Solar permite que el oxígeno molecular quede atrapado dentro de un cometa. El oxígeno es muy reactivo, entonces siempre se ha asumido que cualquier oxígeno molecular presente se enlazaría con el abundante hidrógeno. Los investigadores se sorprendieron de ver que el oxígeno pudiera ‘sobrevivir’ en su forma molecular durante millones de años” dijo Rachel Feltman en The Washington Post.

 

Eso es lo bonito de la ciencia: no hay dogmas, lo que se cree fijo un día cambia con los hallazgos que se dan a través del tiempo. Estaremos atentos a ver qué otra cosa puede descubrir Rosetta en sus observaciones al 67P.


Compartir Twittear Compartir