Estudio: Los perros no sienten culpa aunque nos parezcan arrepentidos

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
24 de Agosto de 2015 a las 09:05
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Los perros no sienten culpa aunque nos parezcan arrepentidos

Según el científico veterinario Susan Hazel, el hecho de que los perros pueden parecer avergonzados después de que los hemos sorprendido haciendo algo malo dice mucho más acerca de nuestra relación con los animales que sobre su capacidad para sentir emociones complejas como la culpa.

 

"Ha habido una serie de estudios y es bastante claro que los perros no sienten culpabilidad", dijo Hazel. "No es la forma en que sus cerebros funcionan”. Según Hazel, cualquier apariencia de culpa o arrepentimiento en los perros es el resultado de que los animales se han adaptado para vivir con los humanos durante miles de años y,  básicamente, han aprendido a actuar de una manera sumisa cuando sus dueños expresan ira hacia ellos.

 

 

culpa 2

pasoviral

 

 

"Los perros demuestran apaciguamiento y algunos propietarios lo interpretan como culpa", dijo Hazel. "También reaccionan al lenguaje corporal de la persona, ya que los perros son genios absolutos en recoger lo que pensamos antes incluso que nosotros".

 

La investigación más citada que apoya este punto de vista fue realizada por Alexandra Horowitz, experto psicólogo canino.  Su estudio de 2009 evalúa las interacciones entre los propietarios y los perros después de que los animales se habían quedado solos en una habitación con golosinas, para recrear la situación en que los dueños regañan a sus perros.

 

"El problema es que la 'mirada culpable' no es lo que parece. Un perro siempre va a bajar la cabeza, poner la cola entre las piernas o huir cuando se le grita o se le regaña. Tanto en los perros que realmente habían hecho algo como los que no, se observaron estos cambios en su conducta, solo por el hecho de observar a sus dueños enojados. La 'mirada culpable' sería mejor llamarla 'mirada sumisa', una forma de decir ‘no me castigues por lo que sea que creas que hice’”.

 

Independientemente de que por error atribuyamos este comportamiento a la culpa o vergüenza, Hazel explica que "alrededor del 20 % de los perros sufren de ansiedad por separación y esto a menudo conduce a todo tipo de comportamientos, como morder el sofá”, finalizó.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir