La levadura y el Ser Humano comparten antepasados

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
26 de Mayo de 2015 a las 12:29
Compartir Twittear Compartir
La levadura y el Ser Humano comparten antepasados

Un equipo de biólogos de la Universidad de Texas en Austin acaba de descubrir que compartimos genes con las levaduras, y lo que es más sorprendente, han podido comprobar que muchos de estos genes siguen siendo, tanto en humanos como en la levadura, prácticamente idénticos a los que portaba ese antepasado remoto de las dos formas de vida. El estudio fue publicado en Science.

Los experimentos llevados a cabo por el equipo de Edward Marcotte, de la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos, no solo demuestran que ciertos grupos de genes son sorprendentemente estables a lo largo del tiempo evolutivo, sino que también abren una puerta hacia el posible uso de levadura “humanizada” para entender mejor los entresijos de trastornos genéticos que aquejan al Ser Humano y probar nuevos fármacos para el tratamiento médico de ciertas enfermedades.

Compartimos miles de genes similares con las levaduras. De estos, unos 450 son esenciales para la supervivencia de la levadura, de manera que los investigadores en sus experimentos eliminaron la versión propia de la levadura de cada uno de estos 450 genes, reemplazándola por la versión humana, y esperaron a ver si la levadura moría.

 

 

levadura 2

Foto: Noticias de la ciencia

 

 

Creando cientos de nuevas cepas de levadura, cada una con un solo gen humano, se obtuvieron muchas cepas modificadas (casi la mitad, de hecho) capaces de sobrevivir y reproducirse después de haber visto intercambiado alguno de sus genes normales por otro proveniente del Ser Humano.

“Las células utilizan conjuntos comunes de partes. Y esas partes, incluso después de mil millones de años de evolución por separado, son intercambiables. Es una bella demostración de la herencia común de todos los seres vivos. Hemos sido capaces de tomar ADN de un humano, reemplazar con él el ADN correspondiente en una célula de levadura y comprobar cómo ésta podía seguir viviendo con normalidad”, explica Marcotte.

Las células, humanas o de levadura, utilizan un pequeño pero importante conjunto común de piezas, y estas piezas, incluso después de mil millones de años de evolución independiente, son intercambiables, como muestran claramente los resultados de los últimos experimentos.

 

 

FUENTES: ABC, Noticias de la Ciencia




Compartir Twittear Compartir