¿Por qué a los gatos les encanta meterse a cajas? La respuesta científica

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
9 de Febrero de 2015 a las 10:32
Compartir Twittear Compartir
¿Por qué a los gatos les encanta meterse a cajas? La respuesta científica

Hay un objeto que despierta el interés de cualquier gato: una caja. No importa si son grandes o de formas irregulares, si hay un gato cerca va a querer apoderarse de ella. Pero, ¿por qué lo hacen? Biólogos y veterinarios han elaborado algunas otras explicaciones interesantes.

 

Varios estudios en gatos de laboratorio han concluido que a estos felinos les gusta la comodidad y la seguridad de los espacios cerrados. Esto es probablemente cierto por varias razones, pero para los gatos en situaciones estresantes, una caja o algún otro tipo de recinto puede tener un profundo impacto tanto en su comportamiento y fisiología.

 

La veterinaria Claudia Vinke de la Universidad de Utrecht en Holanda es una de las últimas investigadoras en estudiar los niveles de estrés en gatos. Al trabajar con los gatos domésticos en los refugios de animales, Vinke ocultó cajas para un grupo de gatos recién llegados mientras privaba a otro grupo de éstas. Ella encontró diferencias significativas en los niveles de estrés entre los gatos que tenían las cajas y los que no las tenían. En efecto, los gatos con cajas se acostumbraron a su nuevo entorno más rápido, estaban menos estresados, y estaban más interesados en interactuar con los seres humanos.

 

Lo anterior tiene sentido si tenemos en cuenta que la primera reacción de casi todos los gatos a una situación estresante es retirarse y esconderse. Eso es verdad para gatos en estado salvaje o para los domésticos. Solo que los últimos en vez de retirarse a copas de árboles o madrigueras, encuentran consuelo en una caja de zapatos.

 

 

Los gatos y las cajas. Video: Cole and Marmalade

 

 

La caja, en este sentido, puede a menudo representar la zona de seguridad, un lugar donde las fuentes de ansiedad, la hostilidad y la atención no deseada simplemente desaparecen. Además de cajas, muchos gatos parecen elegir otros lugares extraños para relajarse. Algunos se recuestan en el lavabo del baño. Otros prefieren los zapatos, tazas, bolsas, cajas de huevos vacíos, y otros espacios confinados pequeños.

 

Lo que nos lleva a la otra razón para que a tu gato le gusten especialmente cajas pequeñas: el frío. De acuerdo con un estudio realizado en 2006 por el Consejo Nacional de Investigación, la neutralidad térmica de un gato doméstico es de 30 a 36 grados centígrados. Ese es el rango de temperaturas en que los gatos que están "cómodos" y no tienen que generar calor adicional para mantenerse calientes o gastar energía metabólica en el enfriamiento.

 

También explica por qué muchos gatos pueden disfrutar de acurrucarse en pequeñas cajas de cartón y otros lugares extraños. El cartón corrugado es un gran aislante y los espacios confinados fuerzan a los gatos a hacerse "bola" para ayudar a conservar el calor del cuerpo.

 

Así que ahí lo tienen: las cajas son aislantes, sirven para aliviar el estrés, son lugares cómodos donde los gatos se pueden esconder, relajarse y dormir.

 

 

FUENTE: ABC


Compartir Twittear Compartir