¿Por qué los gatos son tan quisquillosos para comer?

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
4 de Junio de 2015 a las 12:56
Compartir Twittear Compartir
¿Por qué los gatos son tan quisquillosos para comer?

La forma en que los gatos domésticos perciben los sabores amargos es sorprendentemente única en comparación con nosotros, lo que podría explicar por qué pueden ser comedores quisquillosos.

Los investigadores del estudio publicado en la revista BMC Neuroscience, identificaron dos receptores del sabor amargo en los gatos domésticos, conocidos como TAS2R38 y Tas2r43 y estudiaron cómo responden a compuestos amargos. También utilizaron experimentos basados ​​en células para comparar los receptores del gato y del gusto humano.

La capacidad de probar sabores amargos podría haber evolucionado como una forma de protección contra compuestos tóxicos que se encuentran en las plantas. Mientras que todos los gatos, incluyendo los tigres salvajes, no consumen mucho material vegetal, tienen que probar compuestos amargos en su comida.

El co-autor José Rucker, explicó en un comunicado: "el sabor amargo en los felinos no ha sido bien estudiado. Aplicamos nuestra experiencia en el estudio de las proteínas de la membrana, tales como los receptores del gusto, para que esta primera visión de cómo los gatos domésticos perciben la amargura en los alimentos a nivel molecular".

 

 

gato 2

Foto: IFLS

 

 

Los investigadores encontraron que el sabor amargo en el receptor TAS2R38 de gato era menos sensible a la feniltiocarbamida (compuesto amargo) por lo que no responden igual que los  receptores del gusto humanos equivalentes.

"Nos sorprendimos al ver que uno de los receptores del gusto en gatos respondiera a un rango más limitado de compuestos amargos en comparación con los seres humanos, lo que sugiere que los gatos pueden detectar otro repertorio de compuestos de sabor amargo," dijo Rucker.

Tas2r43, el otro receptor del gusto en el gato, es mucho más sensible al compuesto denatonio, que a menudo se utiliza para evitar que los niños y las mascotas consuman productos químicos tales como anticongelante. Sin embargo, es menos sensible al compuesto del aloe y a la sacarina, un edulcorante artificial que tiende a tener un sabor amargo para algunas personas.

Es emocionante encontrar una respuesta inesperada sobre el receptor a compuestos amargos que nunca ha sido descritos en la literatura hasta la fecha para cualquier otra especie", dijo el co-autor.

"Estas ideas y descubrimientos futuros serán invaluables en la formulación de alimentos atractivos para los gatos, así como la mejora de la aceptabilidad de sus medicamentos", añadió.

 

 

FUENTE: IFL Science


Compartir Twittear Compartir