El mito de la creatividad

Filosofía y Humanidades

Por Sophimania Redacción
12 de Enero de 2015 a las 11:21
Compartir Twittear Compartir
El mito de la creatividad

En 1815, la revista alemana General Music publicó una carta en la que Mozart describía su proceso creativo:

 

“Cuando estoy, por así decirlo, completamente en mí mismo, completamente solo, y de buen ánimo, es decir, decir viajando en un carruaje, o caminando después de una buena comida, o durante la noche cuando no puedo dormir; es en estas ocasiones en que mis ideas fluyen mejor y más abundantemente. Todo esto dispara mi alma, y siempre que no sea interrumpido, mis ideas crecen, se vuelven metódicas y definidas. Cuando se termina de formar una idea puedo verla casi completamente en mi mente, como si fuera un foto o una estatua. No es que oiga en mi cabeza todas las partes de una composición de manera serial, sino que oigo las partes, por así decirlo, a la vez. Cuando procedo a escribir mis ideas de composición al papel, estas fluyen con facilidad, ya que todo está formado en mi cabeza casi terminado. Rara vez se diferencia en el papel de lo que era en mi imaginación”.

 

 

creatividad 2

Foto: ENCOHERENCIA

 

 

El caso de Mozart

 

En otras palabras, las grandes sinfonías de Mozart, se le inspiraron cuando estaba solo y de buen ánimo. No necesitaba herramientas para componerlas, y una vez terminadas las obras en su cabeza, todo lo que tenía que hacer era escribirlas.

Esta carta se ha utilizado para explicar los tiempos de creación de muchos. Pero hay un problema. Mozart no escribió esta carta. Se trata de una falsificación. Esto fue demostrado por primera vez en 1856 por el biógrafo de Mozart Otto Jahn y ha sido confirmado por otros estudiosos desde entonces.

Las cartas reales de Mozart - a su padre, a su hermana, y a otros - revelan su verdadero proceso creativo. Él era excepcionalmente talentoso, pero no escribió por arte de magia. Esbozó sus composiciones, las revisó, y algunas veces se atascó en el proceso creativo. No podía trabajar sin un piano o clavicordio. Consideraba la teoría mientras escribía, y pensaba mucho sobre el ritmo, la melodía y la armonía.

 

 

creatividad 3

Foto: IMPRESIONESAEREA

 

 

¿Cómo es realmente el proceso creativo?

 

Los genios tienen momentos dramáticos de visión donde grandes cosas y pensamientos nacen en conjunto. El artista debe ser constante, las grandes obras nacen del esfuerzo y también del error. Definitivamente, es seductora la idea de que la innovación puede llegar a nosotros de milagro, pero esto es solo un mito. 

 

Este mita ha influenciado la manera en que pensamos acerca de la creación. En las civilizaciones antiguas, la gente creía que las cosas podrían ser descubiertas, pero no creadas. Para ellos, todo lo ue ya se había creado. Esta idea la compartía Carl Sagan, quien hacía broas sobre este tema: tema: "Si usted quiere hacer un pastel de manzana a partir de cero, primero debe inventar el universo."

 

En la Edad Media, la creación se creía posible, pero estaba reservada para las divinidades y las personas que tenían inspiración divina. En el Renacimiento, los seres humanos fueron finalmente pensados como capaces de generar nuevas creaciones, pero tenían que ser grandes hombres, como Leonardo, Miguel Ángel, Botticelli, y similares. A medida que el siglo XIX se convirtió en el vigésimo, la creación se convirtió en un tema de investigación filosófica y psicológica.

 

El mito de la creatividad implica que pocas personas pueden ser creativas, que cualquier creador de éxito experimentará flashes dramáticos de visión, y que la creación es más parecida a la magia que al trabajo. Solo pocos tienen lo que se necesita y, para ellos, la inspiración viene fácil. Los esfuerzos creativos de cualquier otra persona están condenados. Nada más alejado de la realidad.

 

 

FUENTE: Medium


Compartir Twittear Compartir