Así se contamina la atmósfera con los fuegos artificiales

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
28 de Julio de 2015 a las 12:30
Compartir Twittear Compartir
Así se contamina la atmósfera con los fuegos artificiales

Los fuegos artificiales son una tradición querida de las Fiestas Patrias, pero las pantallas de colores también traen un aumento en la contaminación del aire, según un nuevo estudio publicado en Atmospheric Environment.

Los investigadores analizaron información de más de 300 sitios de monitoreo de calidad del aire en los Estados Unidos, entre 1999 y 2013. El estudio encontró que las concentraciones medias de las partículas finas, tomada durante un período de 24 horas, son 42 % más concentradas durante las celebraciones del 4 de julio (fiestas patrias de los Estados Unidos), en comparación con otros días.

Durante la hora de mayor celebración, las concentraciones de partículas finas se incrementaron en 21 microgramos por metro cúbico.

 

 

firework 2

Live Science

 

 

La exposición a las partículas finas, como las que se encuentran en el humo y la neblina, se vinculan con una serie de efectos negativos para la salud, tales como tos, dificultad para respirar, ataques de asma e incluso ataques al corazón, accidente cerebrovascular y muerte prematura. Las personas en mayor riesgo de problemas de partículas finas son aquellas con enfermedades cardíacas o pulmonares, los adultos mayores y los niños.

Los hallazgos son "otra llamada de atención para aquellos que pueden ser particularmente sensibles a los efectos de las partículas finas", explica el investigador principal del estudio, Dian Seidel, científico senior de la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA), en un comunicado.

Se recomienda que las personas que son sensibles a las partículas finas traten de limitar su exposición a los fuegos artificiales.

"Estos resultados ayudarán a mejorar las predicciones de calidad del aire, porque en la actualidad las personas no se dan cuenta de que los fuegos artificiales son una fuente de contaminación del aire”.

 

 

FUENTE: Live Science


Compartir Twittear Compartir