La "mala ciencia": Estudios que no son replicables

Sociología y Antropología

Por Sophimania Redacción
20 de Julio de 2016 a las 08:59
Compartir Twittear Compartir
La "mala ciencia": Estudios que no son replicables
Internet

Un informe publicado en Nature en mayo de 2016 revela que alrededor del 90 % de unos 1.576 investigadores encuestados creen ahora que hay una crisis en reproducibilidad de la ciencia. Especialmente en ciencias como la biología, psicología y medicina.

Esto también tiene graves consecuencias para los gobiernos y las agencias filantrópicas que financian investigaciones de este tipo, así como los sectores farmacéuticos y biotecnológicos, ya que significan pérdidas de dinero. Hay muchos “falsos positivos” que dan lugar a la percepción errónea de que un descubrimiento científico definitivo se ha hecho.

Esta alta tasa se produce porque los estudios que se publican a menudo tienen un bajo poder estadístico para identificar un auténtico descubrimiento, y los efectos que se buscan son a menudo pequeños. Además, las prácticas científicas dudosas aumentan la probabilidad de encontrar un resultado estadísticamente significativo. De hecho, el umbral de probabilidad de aceptación de un descubrimiento debería ser más riguroso, como lo es en la física.

Hay una tendencia actual a no informar sobre todos los datos, sobre todas las condiciones experimentales, todas las estadísticas y volver a trabajar las probabilidades hasta que aparecen significativas. La frecuencia de esta práctica está por encima del 50 %, según informan los propios científicos cuando se les da algún incentivo por decir la verdad. Y solo el 15 % de los investigadores se ciñen a sus planes iniciales de investigación.

Además, la presión por publicar fuerza la competencia por tener resultados positivos. Sin embargo, obtener resultados negativos en alguna asociación, también indica algo. Por ejemplo, en los casos de diferencias de género, solo se suelen publicar los estudios donde se encuentran diferencias entre géneros o sexos (aunque las diferencias sean mínimas, como en la mayoría de casos), pero nunca se publican los estudios en los que no se han encontrado diferencias de este tipo, acrecentando la idea de que hembras y machos son muy distintos.

Los científicos que publican más se seleccionan preferentemente para las posiciones y promociones. Esta “selección natural” ha favorecido las publicaciones por resultados, en vez de la generación de nuevos conocimientos. Solemos decir que la ciencia busca la verdad y que no tiene resultados falibles, pero muchos campos se llenan de publicaciones de estudios de baja potencia que no son replicables, por lo tanto no son correctos.

 

FUENTE: Science Alert


#ciencia
Compartir Twittear Compartir