Inyectan dispositivos electrónicos en el cerebro usando una jeringa

Robótica e Inteligencia Artificial

Por Sophimania Redacción
19 de Junio de 2015 a las 15:59
Compartir Twittear Compartir
Inyectan dispositivos electrónicos en el cerebro usando una jeringa

Los investigadores dirigidos por el científico de la Universidad de Harvard, Charles Lieber y Ying Fang del Centro Nacional de Nanociencia y Tecnología en Beijing han desarrollado dispositivos electrónicos elásticos que son tan delgadas que pueden ser enrollados y metidas en una pequeña aguja de un diámetro de 0,1 milímetros, y luego inyectados en el tejido vivo.

Una hora después de que se inyecta en el cerebro de ratones vivos, los dispositivos se desplegaron y comenzaron a monitorear la actividad biológica. El trabajo se describe en Nature Nanotechnology.

Estos dispositivos implantables flexibles harían posible el biomonitoreo continuo de la superficie de las estructuras no planas como cavidades internas. Estos tendrían una gran cantidad de aplicaciones biomédicas útiles, como la comprobación de señales electrofisiológicas relacionadas con la epilepsia y arritmia. Investigaciones anteriores revelaron que estos pueden ser implantados quirúrgicamente, pero hasta ahora, no ha sido posible controlar con precisión su entrega a las áreas objetivo dentro del cuerpo de forma no invasiva.

 

 

elect 2

Foto: IFLS

 

 

Ahora, un equipo ha diseñado una jeringa inyectable en forma de malla que consiste en una combinación de polímero-metal. Una vez enrollada y cargada en una jeringa, los componentes eléctricos pueden ser inyectados en cavidades o regiones específicas de los tejidos vivos.

Para examinar el comportamiento de la malla electrónica, el equipo utilizó una aguja de vidrio para inyectarlas en ratones anestesiados en dos regiones del cerebro distintas: el ventrículo lateral y el hipocampo. Durante un período de cinco semanas, los ratones no mostraron respuesta inmune, y las unidades eléctricas plegables incluso comenzaron a trabajar en red con las neuronas sanas.

Además, el equipo fue capaz de monitorizar la actividad cerebral mediante la electrónica (y con la entrada y el cableado de salida) en el hipocampo con daños limitados al tejido circundante.

 

 

FUENTE: IFL Science


Compartir Twittear Compartir