Esto nos enseñó la ciencia sobre el amor en el 2015

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
31 de Diciembre de 2015 a las 12:51
Compartir Twittear Compartir
Esto nos enseñó la ciencia sobre el amor en el 2015

¿Por qué nos gusta emparejarnos?

Investigadores del Instituto Max Planck de Ornitología, en Alemania, publicaron en la revista PLoS Biology un experimento en el que dejaban a grupos de 20 hembras elegir libremente entre 20 pinzones macho. Una vez que las aves se habían emparejado, a la mitad de las parejas se les permitió seguir juntas. La otra mitad fue separada y obligaron a cada miembro a unirse con otro compañero distinto del elegido.

Los dos tipos de parejas criaron pero el número de crías supervivientes fue un 37% mayor en el caso de las aves que se quedaron con su pareja original. La elección hace que las hembras de pinzón tengan mayor interés y probabilidad de éxito en la cópula y promueve el compromiso paterno durante el tiempo necesario para criar a la nidada. Llevado a nuestra especie, es probable que el juego de la seducción tenga una finalidad parecida.

 

Neuronas masculinas para el sexo

Investigadores publicaron en Nature que los machos de los gusanos de seda transparentes tienen dos neuronas exclusivas que hacen que el sexo se convierta en una prioridad para ellos.

Esas neuronas se integran en su red neuronal y logran cambiar su comportamiento, hasta el punto de que encontrar comida pasa a un segundo plano. Además, permiten recordar a la perfección qué ocasiones son propicias para un encuentro sexual.

 

Enamorarnos altera el cerebro… de verdad

Un equipo de investigadores chinos y estadounidenses demostró que mantener una relación romántica produce alteraciones en la arquitectura del cerebro: mayor conectividad entre las regiones del cerebro asociadas con la recompensa, la motivación, la regulación de la emoción y la cognición social. Aumenta la actividad cerebral en reposo en una zona llamada cortex del cíngulo anterior del hemisferio izquierdo, lo que sugiere que esta área del cerebro está muy relacionada con el enamoramiento.


Enamorarse es como estar ebrio

La oxitocina tiene la función de establecer vínculos afectivos, especialmente entre amantes y madres e hijos, pero según publica Neuroscience and Biobehavioral Reviews, también tiene efectos sobre el comportamiento muy similares a los del alcohol. Esto podría explicar la sensación de desinhibición que produce el alcohol, lo que puede repercutir en que las personas asuman riesgos de forma innecesaria y que sean más agresivas.

 

¿Cuál es la mejor hora para tener sexo?

Un estudio publicado en British Medical Journal revela que la mejor hora es las 5.48 de la mañana, ya que es el momento exacto en el que las personas cuentan con niveles más altos de testosterona, un requisito previo para poder mantener relaciones sexuales. La razón es sencilla, la glándula que regula su producción es mucho más activa durante la noche, durante el sueño. Algo parecido sucede con las mujeres.

 

 

FUENTE: ABC


#ciencia #sexo #amor #2015 #enamoramiento
Compartir Twittear Compartir