Estudio: Cruzar los dedos podría reducir el dolor

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
30 de Marzo de 2015 a las 11:04
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Cruzar los dedos podría reducir el dolor

Científicos del University College de Londres (UCL) encontraron que el sencillo acto de cruzar los dedos consigue confundir la forma como el cerebro procesa las sensaciones de calor, frío y dolor. Todo tiene que ver con un experimento que se conoce como la "ilusión de la parrilla térmica". Las conclusiones del estudio fueron publicadas en la revista Current Biology.

 

La técnica consiste en calentar los dedos índice y anular, hasta provocar una sensación de dolor, y luego aplicar un estímulo frío al dedo medio. Al hacerlo, una sensación paradójica de dolor se induce en el dedo medio, a pesar de que en realidad esta frío. Ahora los científicos demostraron que al cruzar el dedo medio sobre el índice esa ilusión de dolor desaparece. Cambiar el patrón espacial del lugar donde se produce un estímulo doloroso podría tener un efecto en las vías cerebrales que intervienen en la percepción del dolor.

 

Los científicos esperan que este fenómeno pueda llegar a ser utilizado para ayudar a tratar pacientes que siguen padeciendo dolores crónicos mucho tiempo después de que sus heridas físicas han sanado.

 

 

dedos 2

Foto: BBC

 

 

El profesor Patrick Haggard, principal responsable del estudio, señaló en un comunicado de prensa que el resultado "plantea la interesante posibilidad de que los niveles de dolor puedan ser manipulados al aplicar estímulos adicionales y mover una parte del cuerpo con relación a otras".

 

La ilusión de parilla térmica genera sensaciones de ardor por la interacción de tres vías nerviosas que llevan mensajes al cerebro de calor, frío y dolor. La temperatura caliente en los dedos índice y anular bloquea la información que normalmente llegaría al cerebro por la exposición del dedo medio al frío.

 

"El frío normalmente inhibe el dolor, así que al inhibir la sensación del estímulo frío que llega al cerebro se produce un aumento de las señales de dolor", apuntó otras de las autoras del estudio, Elisa Raffaella Ferre. Además, explican que la estrategia no funciona si otra persona toca la lesión.

 

 

FUENTE: BBC, Science Alert


Compartir Twittear Compartir