Los peligros de etiquetar a la gente

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
24 de Julio de 2014 a las 00:44
Compartir Twittear Compartir
Los peligros de etiquetar a la gente

Pensamos en una persona en particular como un matón, un nerd, un músico o un atleta. Esta etiqueta puede ser un reflejo razonable de lo que son en este momento, pero también llevan a la creencia de que este comportamiento refleja la esencia de una persona.

Si utilizamos términos para describir a las personas y creemos que estas no pueden cambiar, nuestra vida puede volverse estresante. Cada vez que alguien se comporta negativamente con nosotros, lo tomamos como evidencia de que es una mala persona, y no como que es una buena persona que ha hecho algo malo.

 

En una reciente investigación publicada en el Journal of Personality and Social Psychology, los investigadores liderados por Carol Dweck de la Universidad de Stanford, examinaron las correlaciones entre las creencias y el estrés en los estudiantes de secundaria en el transcurso de un año escolar.

 

 

El juego de la exclusión

 

Al inicio del año escolar, a estudiantes de noveno grado se les dio un breve cuestionario para identificar sus creencias acerca del cambio en las personas; también se les tomó una prueba para analizar su reacción a la exclusión social, conocido como Cyberball.

 

 

etiqueta 2

 

 

En este juego, los participantes se sientan frente a una computadora y piensan que están pasando una bola entre compañeros que juegan en otros equipos. Tras un primer pase, en el que se involucra a todo el mundo, el juego excluye deliberadamente al participante durante varios minutos, mientras los otros jugadores pasan la pelota entre ellos. Después de esta experiencia, los participantes calificaron el nivel de estrés que sintieron durante el juego.

 

Por último, al final del año escolar, los estudiantes proporcionaron información acerca de sus niveles de estrés y salud física. Los investigadores también analizaron las calificaciones de los estudiantes al final del año.

 

 

Los resultados de la investigación

 

En los resultados de las correlaciones, encontraron que los participantes que pensaban que las personas eran capaces de cambiar tenían menos probabilidad de sentirse afectados al ser excluidos durante el juego.

Además, era menor su estrés, mejor su salud y más altas sus calificaciones al final del año.

 

 

etiqueta 3

 

 

Estudios complementarios

 

En dos estudios adicionales, los investigadores utilizaron una intervención de este tipo. Un estudio se realizó en una zona bastante rica; la otra, en un barrio muy pobre. En cada estudio, los participantes fueron estudiantes de noveno grado.

Al inicio del año escolar,  a los participantes se les dio a leer un artículo acerca de cómo la personalidad puede cambiar. También leyeron donde se explica cómo éste conocimiento ayudo a alumnos mayores. Luego, los estudiantes escribieron sus propias historias que les dijeron servirían como ejemplo para futuros estudiantes. Luego, a todos los participantes se les hizo jugar Cyberball, y se midieron el nivel de estrés, la salud, y las calificaciones al final del año.

 

Al final del año, los que experimentaron menos estrés, tenían menos problemas de salud, y tenían calificaciones más altas que los del grupo que no leyó las historias

Estos estudios se ajustan a un creciente cuerpo de evidencia acumulada por Carol Dweck y sus colegas, que demuestra que la creencia de que la gente puede cambiar tiene muchos beneficios.

Los estudiantes que creen que su propio comportamiento y el rendimiento se puede cambiar con esfuerzo, por lo general superan dificultades académicas. Las personas que creen que los demás pueden cambiar son más propensos a trabajar con ellos para recuperar la confianza después de tener una mala experiencia.

 

 

FUENTE: Psychology Today


Compartir Twittear Compartir