Científicos descubren que los perros ¡aprenden a manipularnos!

Naturaleza y Animales

Por Sophimania Redacción
17 de Abril de 2015 a las 08:23
Compartir Twittear Compartir
Científicos descubren que los perros ¡aprenden a manipularnos!

Un grupo de científicos, dirigido por Miho Nagasawa, de la Universidad de Azabu (Japón) finalmente han descubierto por qué amas a tu perro como a un niño. Una nueva investigación ha demostrado que cuando miramos a los ojos a nuestro perro, se desencadena un aumento en la oxitocina (hormona del amor) en ambas especies, que es el mismo mecanismo que ayuda a las madres a generar un vínculo con sus bebés recién nacidos.

Curiosamente, el estudio publicado en Science mostró que no tenemos la misma conexión fisiológica con los lobos, lo que podría ayudar a explicar no solo por qué estamos tan obsesionados con nuestras mascotas caninas, sino a entender cómo los perros evolucionaron de lobos salvajes a nuestros mejores amigos domesticados.

"Los resultados apoyan la existencia de un lazo positivo entre especies, donde la oxitocina media facilitando y modulando la mirada. Esto puede haber ayudado la co-evolución de la unión hombre-perro mediante la participación de modos comunes de comunicación de apego social".

 

 

cute 2

Foto: favimages

 

 

Investigaciones previas realizadas por Nagasawa ya había sugerido que los perros podrían ser capaces de desencadenar la oxitocina en sus propietarios. Pero el equipo quería llevar las cosas un paso más allá y averiguar si los perros estaban causando realmente este proceso. Para averiguarlo, se llevaron 27 perros y los colocaron en una habitación con sus propietarios y dos extranjeros. Luego, a un grupo de perros se les echó oxitocina en spray en sus narices y a otros, solución salina.

Las perras hembra que fueron rociados con oxitocina pasaban mucho más tiempo mirando específicamente a sus propietarios que los que recibieron la solución salina. Y esto provocó un aumento en los niveles de oxitocina tanto en los propietarios como en sus mascotas en el torrente sanguíneo, lo que sugiere un vínculo de retroalimentación directa. Por alguna razón, los perros machos no eran tan sensibles a la pulverización de oxitocina.

 

 

cute 3

Foto: Gstatic

 

 

Posteriormente, el equipo observó los niveles de oxitocina en lobos domesticados y los propietarios que los había cuidado desde el nacimiento, pero no encontraron ninguna relación entre la cantidad de tiempo que los lobos miraron sus propietarios y la presencia de la hormona del amor en su torrente sanguíneo.

Los investigadores dicen que esto sugiere que perros, que viven junto a los humanos hace miles de años, “secuestaron” el mecanismo de unión entre padres e hijos, lo que les ha permitido co-evolucionar para tener una relación tan estrecha como resultado.

Investigadores de la Universidad Duke, Evan MacLean y Brian Hare, que no participaron en el estudio, dicen: "Los hallazgos sugieren que los perros se han aprovechado de nuestros sensibilidad de padres, con comportamientos tales como la mirada fija en los ojos, para generar sentimientos de recompensa social y comportamiento cuidador. Es un poderoso mecanismo a través del cual los perros se ganan nuestros corazones, y nosotros nos ganamos el suyo a cambio".

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir